Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El presidente de Siria, Bashar al Asad, escucha una pregunta durante la entrevista exclusiva concedida a la AFP el 11 de febrero de 2016 en Damasco

(afp_tickers)

El Gobierno sirio aceptó este martes la propuesta de Estados Unidos y Rusia de un alto el fuego, aunque continuará combatiendo a los "grupos terroristas" excluidos del acuerdo, como el Estado Islámico (EI), un anuncio recibido con escepticismo por los rebeldes.

La tregua, que entrará en vigor el sábado a las 0H00 de Damasco (22H00 GMT del viernes), excluye al grupo EI y al Frente al Nosra, brazo sirio de Al Qaida, que controlan gran parte del territorio sirio.

"La República Árabe siria anuncia que acepta el cese de las hostilidades", indicó este martes el Ministerio sirio de Relaciones Exteriores en un comunicado enviado a la AFP.

No obstante, indica que continuará con las "operaciones militares para luchar contra el terrorismo del Dáesh (acrónimo en árabe del EI), el Frente Al Nosra y los otros grupos terroristas asociados, conforme al anuncio ruso-estadounidense".

"Para garantizar el éxito de este alto el fuego, el Gobierno sirio está dispuesto a coordinarse con Rusia para determinar cuáles son las regiones y grupos armados incluidos en esta tregua", añade el ministerio.

Desde el comienzo en 2011 de la guerra en Siria, que ha dejado más de 260.000 muertos, el Gobierno no hace ninguna distinción entre los activistas, los rebeldes y los yihadistas, y considera a todos "terroristas".

El principal grupo de la oposición siria, el Alto Comité de Negociaciones (ACN), anunció el lunes que aceptaba el cese de hostilidades a condición de que se respetara la resolución 2254 de la ONU, adoptada en diciembre, que incluye la entrega de ayuda humanitaria y el acceso a las zonas asediadas.

- Kerry hace referencia a un 'plan B' -

Este martes, el secretario de Estado norteamericano, John Kerry, hizo referencia a un eventual "plan B" para Siria en caso de que fracase el diálogo.

"En uno o dos meses sabremos si ese proceso de transición es realmente serio. (El presidente sirio, Bashar al) Asad deberá tomar importantes decisiones sobre la formación de un Gobierno de transición", dijo el jefe de la diplomacia estadounidense ante una comisión del Senado.

Y "si esto no ocurre (...) evidentemente hay opciones, un plan B, que serán examinadas", agregó Kerry sin dar más precisiones.

El presidente ruso, Vladimir Putin, había prometido el lunes que su país, como aliado del Gobierno sirio, "hará lo necesario" para que Damasco respete el cese de los combates y dijo que espera que Estados Unidos "haga lo mismo" con los grupos rebeldes.

Por su parte, el presidente francés, François Hollande, dijo este martes que el cese el fuego "debe ser absolutamente respetado".

"Si bien la propuesta fue recibida con escepticismo, hay una coordinación más estrecha entre Rusia y Estados Unidos, que parecen estar dispuestos a ser garantes de esta tregua", explicó a la AFP Karim Bitar, investigador del Instituto de Relaciones Internacionales y Estratégicas (IRIS).

Pero, en el terreno, rebeldes y civiles expresaron sus dudas sobre la aplicación de este acuerdo.

"Es una pérdida de tiempo, este acuerdo es difícilmente aplicable", dijo a la AFP Abu Ibrahim, jefe de una facción rebelde.

"¿Quién puede garantizar que el régimen cesará sus bombardeos?", se interrogó.

Para algunos activistas, el mayor obst es la exclusión del Frente al Nosra, aliado de grupos rebeldes en varias regiones de Siria.

"Este acuerdo es una farsa", estimó el activista Zein al Basha, oriundo de Damasco, en su página de Facebook.

El acuerdo fue alcanzado en momentos en que la rebelión ha perdido fuerza tras una importante ofensiva del Ejército sirio, con apoyo de la aviación rusa, en la provincia de Alepo (norte).

La decisión es una "señal de esperanza para la población siria", estimó el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon.

"Contribuye a crear un ambiente propicio para retomar las negociaciones políticas sobre Siria", interrumpidas en Ginebra a comienzos de febrero, indicó Ban.

Por otra parte, varios convoyes humanitarios están de camino a dos localidades de la periferia rural de Damasco para entregar ayuda a decenas de miles de civiles asediados, anunció este martes la ONU.

Después de la entrega de emergencia la semana pasada a cinco ciudades sirias sitiadas por los enfrentamientos, "convoyes adicionales están en ruta hacia Moudamiyat al Sham para entregar alimento y medicamentos esenciales para unas 20.000 personas que las necesitan", indicó el portavoz de la ONU Stéphane Dujarric. Otros cargamentos se dirigen hacia Kafra Batna para socorrer a unos 10.000 civiles, agregó.

Ambas localidades están sitiadas por las fuerzas gubernamentales.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP