Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Tres miembros de las fuerzas gubernamentales pasan junto a un vehículo quemado y un grafiti con el emblema del Frente Islámico, al que pertenece el grupo rebelde Ahrar al Sham, en el norte de Alepo, el 23 de diciembre de 2016

(afp_tickers)

Un importante grupo rebelde islamista sirio, Ahrar al Sham, anunció este miércoles su rechazo a participar en las negociaciones con el régimen previstas en Astaná a partir del 23 de enero.

En un comunicado, Ahrar al Sham explicó su rechazo por "la falta de respeto al alto el fuego" en vigor en Siria, así como por la continuación de los ataques de la aviación rusa, aliada del régimen, en el país.

Ahrar al Sham es uno de los siete grupos rebeldes que aprobó el acuerdo de alto el fuego con el régimen, bajo patrocinio de Rusia y Turquía.

Este acuerdo temporal, pese las numerosas violaciones desde su entrada en vigor el 30 de diciembre, facilitó preparar las negociaciones de Astaná, la capital de Kazajistán.

La principal violación, según ese grupo rebelde, fue cometido por el régimen en la localidad de Wadi Barada, que alberga la principal estructura del suministro de agua de Damasco. La capital carece de agua desde el 22 de diciembre por el daño causado por los combates en el sistema.

Las tropas del régimen se hallan en plena ofensiva para desalojar a los rebeldes de Wadi Barada, a apenas 15 kilómetros de Damasco, y retomar el control de las principales fuentes de suministro.

"Tras largas discusiones, los dirigentes del grupo decidieron no participar en la conferencia [de Astaná] por varias razones", dijo Ahrar al Sham. Citó especialmente "la ofensiva del régimen contra nuestro pueblo en Wadi Barada", y "la continuación de los ataques de la aviación rusa, que causan víctimas entre nuestro pueblo".

La delegación de los grupos rebeldes en Astaná estará dirigida por Mohamed Alushe, dirigente de Jaish al Islam, quien será asesorado por consejeros de la oposición política.

AFP