El guía supremo iraní, Alí Jamenei, acusó el lunes a los "enemigos" de buscar "sembrar la discordia" entre Irán e Irak, su vecino, escenario desde hace casi una semana de manifestaciones que dejaron un centenar de muertos.

"Irán e Irak son dos naciones cuyo corazón y alma están ligados (...) Los enemigos buscan sembrar la discordia pero han fracasado y su complot no tendrá efecto", afirmó Jamenei en un tuit, sin dar detalles sobre la identidad de los "enemigos".

Según la agencia oficial Irna, este tuit fue publicado como reacción a las manifestaciones que tienen lugar en Irak, principalmente en Bagdad y el sur del país, de mayoría chiita, desde el 1 de octubre, para reclamar la caída del gobierno, acusado de corrupción, y exigir reformas económicas.

Las autoridades iraquíes acusaron a "saboteadores" y "francotiradores no identificados" infiltrados para atacar a manifestantes y fuerzas de seguridad. Según fuentes médicas y de seguridad, entre el centenar de personas muertas figuran ocho miembros de las fuerzas del orden. Más 6.000 personas han resultado heridas.

Estas protestas coinciden con el inicio de la peregrinación chiita anual de miles de iraníes hacia la tumba del imán Husein en Kerbala, a 110 km al sur de Bagdad, que debe culminar el 17 de octubre con la fiesta de Arbain.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


Instagram

Síganos en Instagram

Síganos en Instagram

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes