Navigation

El jefe del Estado Mayor de Burundi sale ileso de un atentado

El presidente de Burundi, Pierre Nkurunziza, da un discurso tras jurar su cargo para un polémico tercer mandato en el Palacio de Congresos de Buyumbura el 20 de agosto de 2015 afp_tickers
Este contenido fue publicado el 11 septiembre 2015 - 15:12
(AFP)

El número uno del Ejército burundés, el general Prime Niyongabo, salió ileso este viernes de una emboscada contra su convoy en Buyumbura, en la que murieron siete personas, informaron fuentes policiales a la AFP.

"Hubo un atentado contra el jefe del Estado Mayor del Ejército, el general Prime Niyongabo. Afortunadamente, no le pasó nada, pero dos asaltantes murieron y un tercero fue capturado", declaró a AFP el director general adjunto de la policía de Burundi, el general Godefroid Bizimana. "Estamos persiguiendo al resto del comando", añadió.

Un responsable policial, que pidió el anonimato, aseguró que cuatro militares de la escolta del general Niyongabo y una policía fallecieron en el ataque.

Según ese oficial de alto rango, los asaltantes, que vestían uniformes militares, se desplazaban a bordo de un vehículo del Ejército desde el que abrieron fuego sobre el convoy de Niyongabo. Los dos hombres armados abatidos y el detenido fueron identificados como militares en activo, según un alto responsable de los servicios burundeses de inteligencia (SNR).

Burundi está sumida en una crisis política desde finales de abril, cuando el presidente Pierre Nkurunziza presentó su candidatura a un tercer mandato, que la oposición, la sociedad civil y la Iglesia Católica consideran anticonstitucional.

Las autoridades abortaron en mayo un intento de golpe de Estado militar y la brutal represión acabó con seis semanas de manifestaciones, sobre todo en Buyumbura, contra este tercer mandato.

La violencia continuó con varios asesinatos políticos y ataques contra la policía, después de la reelección de Nkurunziza el 21 de julio en unos comicios que la práctica totalidad de la comunidad internacional considera poco creíble.

Parte de los antiguos golpistas siguen dispuestos a derrocar al presidente.

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.