Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El negociador jefe para el principal grupo opositor, Ejército del Islam, de los rebeldes, Mohamed Alush (centro), a su llegada a Ginebra el 3 de febrero de 2016

(afp_tickers)

El coordinador general de la oposición siria ha llegado este miércoles a Ginebra, donde las negociaciones de paz están bloqueadas, al tiempo que Rusia anunció que seguirán los bombardeos en Siria hasta que los yihadistas sean vencidos.

El emisario de la ONU para Siria, Staffan de Mistura, intenta reactivar las negociaciones, amenazadas por el avance de las fuerzas del presidente Bashar Al Asad gracias a los bombardeos rusos.

La presencia de Hijab, ex primer ministro de Bashar al Asad a mediados de 2012, fecha en que huyó a Jordania, podría ayudar a la oposición a comprometerse en las negociaciones, estimaron fuentes allegadas a éstas.

- La comunidad internacional, "ciega" para la oposición -

El Alto Comité de Negociaciones (ACN) de la oposición, que incluye políticos y militares y del cual Hijab es el coordinador general, anuló el martes la entrevista prevista con De Mistura en el Palacio de las Naciones de Ginebra. El ACN está en una situación muy delicada, dividido entre el afán de no quedar como responsable de un eventual fracaso del proceso de paz y la negativa a iniciar negociaciones en momentos en que Al Asad intensifica la guerra.

La comunidad internacional "está completamente ciega" frente a la tragedia siria y la amplitud de los bombardeos rusos, dijo el ACN al explicar la decisión. "Se está produciendo una nueva matanza en Siria y nadie hace nada, no dice nada", acusó el portavoz de la oposición Salem al Meslet.

En la víspera, desde Roma, donde participaba en una reunión de la coalición contra los yihadistas del EI, el secretario de Estado estadounidense, John Kerry, exigió a la oposición seguir negociando a pesar de los bombardeos rusos.

De Mistura por su parte advirtió contra el riesgo de un fracaso. "Un fracaso siempre es posible, particularmente después de cinco años de una guerra horrible", declaró De Mistura el martes, al término de una jornada que terminó en una gran confusión. "Si esta vez se fracasa después no habrá más esperanza", dijo De Mistura en declaraciones a la televisión suiza. "El nivel de confianza entre las partes esta cerca de cero", agregó más tarde en declaraciones a la BBC.

- Falta de interlocutores "serios" para Damasco -

Por su parte, el Gobierno sirio se queja de no tener interlocutores "serios" para comenzar las discusiones indirectas y exige conocer la composición de la delegación de la oposición. "Seguimos esperando saber con quién vamos a negociar y con qué orden del día", declaró el embajador sirio ante la ONU, Bashar al Jaafari, jefe de la delegación gubernamental, tras reunirse con De Mistura durante dos horas.

En los últimos días, el ejército sirio, las milicias populares favorables al gobierno de Asad, y sus aliados extranjeros -los contingentes chiíes iraquíes, iraníes y libaneses-, avanzaron en varios frentes favorecidos por los bombardeos de la Fuerza Aérea rusa.

- Sobre el terreno -

En la provincia de Alepo, norte de Siria, las fuerzas gubernamentales están a punto de romper el cerco de dos localidades chiíes sirias y cortar una de las principales rutas de aprovisionamiento de los rebeldes. Hace una semana ocuparon dos importantes localidades en la provincia de Latakia, cuna de la familia Al Asad y fronteriza con Turquía, y avanzaron en la región de Daraa, cerca de la frontera con Jordania.

"Las fuerzas de Damasco y sus aliados nos están diciendo que el proceso político de Ginebra no vale nada para ellos", dijo Bassma Kodmani, una dirigente opositora, al referirse a la situación militar. "¿Cómo aceptar una negociación cuando se sufre una presión militar sin precedentes?", se interrogó por su lado un diplomático occidental. Los rusos "actúan en Siria como en Chechenia", república separatista cuya capital Grozni fue arrasada por el ejército ruso hace 10 años, agregó la fuente.

Los rusos efectuaron 320 ataques desde el lunes en Alepo, matando el martes a 18 civiles, según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos. A pesar de las protestas de la oposición siria y los pedidos de Estados Unidos y Francia, Rusia reiteró este miércoles que no cesará su intervención militar hasta haber vencido a los "terroristas".

"Los bombardeos aéreos rusos no se detendrán mientras no hayamos realmente vencido a las organizaciones Estado Islámico (EI) y Frente al Nosra", el brazo sirio de Al Qaida, declaró el jefe de la diplomacia rusa, Serguei Lavrov, durante una visita a Omán. "No veo por qué estos bombardeos deberían cesar", agregó, citado por la agencia Interfax.

Además del cese de los bombardeos rusos, la oposición exige también la liberación de los detenidos y el fin del sitio de una quincena de ciudades.

Las Naciones Unidas estiman que 500.000 personas viven en estado de sitio en Siria, donde la guerra dejó unos 260.000 muertos.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP