Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Reino Unido y el resto de sus socios europeos iniciaron en junio sus negociaciones de divorcio que deberían finalizar con la salida en marzo de 2019 del primer país de la UE, en sesenta años de proyecto europeo

(afp_tickers)

El negociador europeo para el Brexit, Michel Barnier, aseguró este lunes que no desea "dar lecciones" a Reino Unido, intentando así desactivar una polémica desatada el fin de semana al otro lado del Canal de la Mancha.

Según la cadena británica BBC, Barnier habría dicho el sábado que el Brexit era un "proceso educativo" para los británicos. Estas declaraciones las habría realizado durante una conferencia a puerta cerrada en el foro Ambrosetti, en el norte de Italia.

El negociador de nacionalidad francesa habría añadido, según la BBC, que "salir del mercado único tiene consecuencias extremadamente graves y [que] esto no se ha explicado al pueblo británico. Tenemos la intención de enseñar a la gente (...) lo que significa salir del mercado único".

Barnier desmintió en un tuit estas declaraciones. "Dije: Brexit = ocasión para explicar los beneficios del mercado único a todos los países, incluido el mío. No queremos 'educar' ni 'dar lecciones", tuiteó este lunes.

John Redwood, diputado conservador y exministro, lamentó el "lenguaje desagradable" de Barnier que, a su juicio, muestra que la "UE no parece estar escuchando a los británicos desde la votación [del referéndum] del Brexit", según el diario Guardian.

"Si hay algo que a los británicos no les gusta, es que los extranjeros les den lecciones", aseguró el diputado conservador euroescéptico Peter Bone en el diario conservador Daily Mail.

Reino Unido y el resto de sus socios europeos iniciaron en junio sus negociaciones de divorcio que deberían finalizar con la salida en marzo de 2019 del primer país de la UE, en sesenta años de proyecto europeo.

Sin embargo, las negociaciones parecen encalladas en una de las prioridades definidas por los negociadores: la cantidad a pagar por Londres por sus compromisos adquiridos como miembro de la UE.

Los europeos reclaman avances en esta cuestión, así como en los derechos de los ciudadanos y en el futuro de la frontera en la isla de Irlanda, antes de discutir sobre un eventual acuerdo de libre comercio, como desea Londres.

El negociador británico, el ministro David Davis, criticó el domingo a Barnier por sus declaraciones sobre la ausencia de progresos decisivos en estos puntos, en la última ronda de negociaciones celebrada a finales de agosto.

Barnier "quiere meternos presión, lo que explica su posición durante la rueda de prensa (...) Sinceramente, creo que parecía absurdo porque claramente hay cosas que hemos hecho", declaró Davis.

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

AFP