Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Partidarios del gobierno marchan en el centro de Quito para conmemorar un feriado bancario declarado en 1999 -durante la mayor crisis financiera en Ecuador-, el 8 de marzo de 2017

(afp_tickers)

Varios miles de partidarios del gobierno marcharon el miércoles en Quito para conmemorar un feriado bancario declarado en 1999 -durante la mayor crisis financiera en Ecuador-, del que el oficialismo acusa al presidenciable opositor Guillermo Lasso.

Con ocasión de la jornada internacional por los derechos de la mujer, los simpatizantes del mandatario socialista Rafael Correa se concentraron en el parque de El Arbolito, en el norte, para avanzar de manera pacífica hasta una céntrica plaza.

Durante la marcha, en la que también participaron mujeres para celebrar su día, los manifestantes convocados por el oficialismo corearon "fuera Lasso, fuera" y ondearon pancartas con leyendas como "No otro feriado. No Lasso" y "No más tragedias".

Debido a graves problemas de liquidez en el sistema financiero por préstamos fraudulentos, el exgobernante Jamil Mahuad decretó el 8 de marzo de 1999 un feriado bancario que derivó en el congelamiento de depósitos por un año, así como en la dolarización de la economía nacional que está en vigencia desde marzo de 2000.

Ese feriado, que no salvó del todo al sistema al quebrar una veintena de bancos, y el acelerado aumento de los precios que amenazó con una hiperinflación golpeó a la mayoría de ecuatorianos, que quedó en la ruina.

El gobierno de Correa estima que al menos tres millones de personas emigraron a causa de las medidas como la dolarización, con la que los depositantes recibieron su dinero en moneda estadounidense perdiendo un 80% del poder adquisitivo.

​A un mes del balotaje, el oficialismo insistió en responsabilizar del feriado bancario a Lasso, un exbanquero que colaboró con Mahuad, derrocado en enero de 2000 tras afrontar violentas protestas de indígenas.

Lasso, quien disputará la segunda vuelta presidencial con el exvicepresidente oficialista Lenín Moreno, niega ser responsable de esa crisis que costó al Estado unos 8.000 millones de dólares.

Empero, Correa sostiene que Lasso tuvo información privilegiada al ser parte del gobierno de Mahuad y que el Banco de Guayaquil, del que el candidato es accionista, es la entidad privada que más compró certificados entregados a los depositantes por sus recursos congelados hasta con un 50% de descuento.

Esos certificados fueron luego cobrados a un banco estatal al 100%.

"Que no diga ahora que no tuvo participación en el feriado", manifestó Correa el martes a la prensa.

En la marcha con tinte político, cientos de mujeres también celebraron su día con llamados a la no violencia y al respeto de sus derechos. "Migración con rostro de mujer", rezaba un cartel.

Organizaciones femeninas también conmemoraron la jornada internacional con marchas en otras ciudades ecuatorianas.

AFP