Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Alexéi Navalni habla durante la entrevista con la AFP, realizada en la oficina de su Fundación Anticorrupción (FBK), el martes 16 de enero en Moscú

(afp_tickers)

El principal opositor al Kremlin, Alexéi Navalni, considera que las presidenciales de marzo, para las que fue rechazada su candidatura, son una farsa para "volver a nombrar" a Vladimir Putin, quien aspira a ser un "emperador vitalicio".

A dos meses de los comicios en los que, salvo sorpresa, el presidente ruso resultará elegido para un cuarto mandato, el jurista, de 41 años, que se dio a conocer con sus denuncias sobre la corrupción de las élites rusas, recibió a la AFP en su sede de campaña, en el sur de Moscú.

"Estos comicios no son unas elecciones y mi papel consistirá ahora en explicar que este procedimiento, que ellos califican de elecciones, se celebra de hecho solo para volver a nombrar a Putin", aseguró desde su despacho, junto a un pequeño estudio donde filma los videos para su blog.

"Vamos a demostrar y a convencer a la gente de que no es posible reconocer ni estas elecciones ni este poder", dijo.

La Comisión Electoral rechazó a finales de diciembre la candidatura de Alexéi Navalni, alegando una condena por desvío de fondos que busca, según el opositor, alejarlo de la política.

El opositor llamó a sus partidarios a boicotear la elección y a manifestarse en toda Rusia el 28 de enero.

"Putin quiere ser emperador vitalicio. Su entorno, compuesto por multimillonarios y gente que se encuentra entre la más rica del mundo, quiere lo mismo", afirmó.

"Actualmente, no hay verdaderas elecciones y exigimos que nos las concedan. Una vez que se haga eso, estamos preparados para ganar las elecciones", aseguró. "(El poder) lo comprende y por eso me han impedido ser candidato".

Opositor con acentos nacionalistas al principio de su vida pública, y ahora apoyado sobre todo por los liberales, Alexéi Navalni organizó en marzo y en junio dos grandes manifestaciones en varias ciudades del país, que se saldaron con miles de detenidos.

Ignorado por los medios nacionales, está muy presente en las redes sociales, donde se comparten abundantemente sus investigaciones sobre la corrupción de las élites, en especial una sobre el primer ministro, Dimitri Mdvedev, vista 25 millones de veces en YouTube.

- Putin "me tiene miedo" -

Navalni ha hecho campaña por toda Rusia durante meses, organizando mítines y abriendo numerosas oficinas en las provincias a pesar de las dificultades puestas por las autoridades, lo que le permitió hacerse con una fiel base de apoyos, a menudo muy jóvenes. Sus acciones le valieron tres pasos por prisión en 2017.

"(Putin) me tiene miedo, tiene miedo a la gente a la que represento", insistió, afirmando haber "creado el movimiento político más importante de la historia reciente de Rusia, con más de 200.000 voluntarios".

"No vamos a votar, intentamos convencer de que no hay que votar y observamos la elección para impedir que el poder falsifique la tasa de participación", especialmente en las regiones que se consideran propicias al fraude, como el Cáucaso, apunta.

La participación representa un punto clave de la presidencial del 18 de marzo, ya que Putin, que cuenta con una popularidad excepcional, parece tener asegurado un cuarto mandato, que lo mantendrá en el poder hasta 2024, convirtiéndose en el mandatario con más permanencia en el poder desde Stalin.

- "Estado autoritario" -

Considerado por muchos rusos responsable del regreso a la estabilidad tras el caos de los años 1990, el presidente ruso, de 65 años, cuenta con 80% de las intenciones de voto, según la última encuesta del instituto VTSIOM, cercano al poder.

Se sitúa muy por delante del candidato comunista Pavel Grudinin (menos de 8%), y de los candidatos liberales Ksenia Sobchak y Grigori Yavlinski (menos de 1%).

El único instituto independiente de sondeos, el centro Levada, no está autorizado a realizar encuestas de opinión durante la campaña, tras haber sido clasificado por las autoridades como "agente del extranjero".

Para Navalni, la popularidad de Putin "existe solo en un contexto en el que [el poder] no deja presentarse a ciertos candidatos y solo autoriza a los que él eligió".

El opositor acusa al presidente ruso de haber "transformado Rusia en un Estado autoritario", de haber "hecho de la corrupción la base de su poder" y de "utilizar las cuestiones de política extranjera", como Ucrania y Siria, para ocultar las dificultades económicas del país, donde el nivel de vida sigue siendo bajo.

El opositor asegura que su "lucha política no se limita a las elecciones", incluso aunque reconocer "temores" por su seguridad y la de su familia.

"Entiendo bien con quién tengo que lidiar y sé de qué crímenes es capaz el Kremlin, el grupo de corruptos a su servicio y las legiones de asesinos de las que disponen, por ejemplo en Chechenia [...] que pueden cometer un asesinato a 200 metros del Kremlin, como en el caso de Boris Nemtsov", opositor asesinado en febrero de 2015.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes









swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP