Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El presidente turco, Tayyip Erdogan, pronuncia un discurso durante la ceremonia de inauguración de una nueva línea de metro en Ankara, el 5 de enero de 2017

(afp_tickers)

El parlamento turco comienza este lunes a discutir un proyecto de reforma constitucional orientado a reforzar los poderes del presidente, Recep Tayyip Erdogan, que de ser aprobado debe después ser ratificado en un referéndum.

El texto, de una veintena de artículos, prevé transferir la mayor parte del poder ejecutivo del primer ministro al presidente de la República. Esta reforma podría permitir a Erdogan, elegido como presidente 2014 tras tres mandatos como jefe del gobierno (2003-2014), quedarse en el poder hasta 2029.

Esta sería la primera vez que se instaura un sistema presidencial en la república turca, que actualmente está regida por una constitución que data del golpe de Estado militar de 1980.

La posibilidad de que Erdogan obtenga más poder preocupa a sus opositores, que denuncian los excesos autoritarios del presidente, sobre todo desde el intento de golpe de Estado del 15 de julio.

Pero los dirigentes turcos afirman que es necesario un sistema presidencialista para garantizar la estabilidad en la cabeza del Estado, en un país que afronta problemas de seguridad y un estancamiento económico, al tiempo que lleva a cabo una ofensiva militar en Siria.

"No habrá primer ministro, sí, así mismo no habrá primer ministro. No estamos ávidos de poder", dijo en un discurso muy celebrado por los parlamentarios en la sala.

"Dos capitanes hunden un barco. Tiene que haber uno", afirmó.

Si esta reforma es aprobada, el presidente podría cortar libremente los lazos con su partido, contando con facultades para nombrar y cesar a sus ministros, podría elegir si quiere uno o varios vicepresidentes y estaría facultado para emitir decretos.

El proyecto deberá obtener el aval de al menos 330 diputados (sobre 550) para poder ser sometido a un referéndum. El gobernante Partido de la Justicia y Desarrollo (AKP) y la formación de derecha nacionalista MHP, que respalda la propuesta, suman 355 votos en el hemiciclo.

De ser aprobado en el parlamento, debe ser convocado un referéndum en los 60 días posteriores, es decir a finales de marzo o principios de abril.

"Yo le voy a dar el 'Sí' al proyecto de ley de reforma constitucional y lo voy a volver a hacer en el referéndum", anunció a principios de mes, Devlet Bahçeli, líder del MHP.

- Los poderes del sultán -

La reforma genera fuertes resistencias en los partidos de oposición --prokurda (HDP) y kemalista (CHP, socialdemócrata), que acusan a Erdogan de aprovechar el estado de emergencia para sacar adelante la reforma.

Esta reforma devolvería al "palacio" los poderes que fueron retirados al sultán otomano hace un siglo, estimó Bülent Tezcan, diputado y vicepresidente del CHP.

"Esto marcaría la disolución de todo lo que nuestra república ha logrado", dijo, afirmando que este proyecto de reforma constitucional abre la vía a que haya una "dictadura de un sólo hombre".

El encarcelado líder del HDP, Selahattin Demirtas, dijo desde prisión que el arresto de 11 parlamentarios de la formación, acusados de tener vínculos con el Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), que Ankara considera como un grupo "terrorista", les impide de expresarse en el debate, informó la agencia Dogan.

Esto "hace que el debate y la votación sea controversial desde un principio", agregó.

Afuera del congreso la policía tuvo que disolver por la fuerza una manifestación de opositores al proyecto.

"No queremos un sistema donde sólo un hombre tenga todo el poder", dijo a AFPTV Abdulá Sundal, uno de los manifestantes. "Vamos a hacer todo lo que esté en nuestro poder" para impedir que el proyecto se convierta en ley, agregó.

Esta reforma proyecta que se organicen de forma simultánea, en noviembre de 2019, elecciones legislativas y presidenciales. Entonces, el jefe de Estado será elegido por un mandato de cinco años, con posibilidad de reelección una vez.

Este cambio en la constitución implica volver a colocar en cero el contador de veces que Erdogan ha ocupado el cargo, por lo que le permitiría, si gana en 2019 y también cinco años después, gobernar hasta 2029.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP