El presidente indonesio Joko Widodo fue investido este domingo para un segundo mandato en una ceremonia desarrollada bajo fuerte seguridad, tras un intento de asesinato contra el ministro de Seguridad por presuntos yihadistas.

Widodo, de 58 años, acompañado de su nuevo vicepresidente, Maruf Amin, de 76, prestó juramento ante el Corán en el Parlamento, para un nuevo periodo de cinco años a la cabeza del país con mayor población musulmana del mundo.

Más de 30.000 policías y militares, así como helicópteros y camiones blindados, fueron desplegados para garantizar la seguridad en la capital, donde las manifestaciones están prohibidas.

La ceremonia tiene lugar diez después de que el ministro de Seguridad, Wiranto, resultara gravemente herido tras ser apuñalado en la calle por dos agresores vinculados al grupo yihadista Estado Islámico (EI), según las autoridades.

Widodo, que llegó al poder en 2014, enfrenta actualmente una difícil situación política con una ola de manifestaciones de estudiantes en septiembre, el resurgimiento de los problemas en la provincia de Papúa y gigantescos incendios que apenas son controlados.

Etiquetas

Neuer Inhalt

Horizontal Line


Instagram

Síganos en Instagram

Síganos en Instagram

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes