Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Un manifestante ondea una bandera polaca y una europea frente al Tribunal Constitucional, en Varsovia, el 3 de diciembre de 2015, tras una sentencia relativa al nombramiento de jueces

(afp_tickers)

El presidente polaco, el conservador Andrzej Duda, promulgó el lunes una controvertida ley de reforma del Tribunal Constitucional denunciada por la oposición como un intento de paralizarlo.

Duda rubricó la ley después de que su partido, Derecho y Justicia (PiS), la aprobara en el Senado, suscitando la preocupación de expertos e instituciones polacas e internacionales.

El vicepresidente de la Comisión Europea, Frans Timmermans, había pedido al Gobierno que no aprobara esa ley "antes de estudiar plena y correctamente todas las cuestiones relativas a su impacto sobre la independencia y el funcionamiento del Tribunal Constitucional".

"Voy a ser claro: considero que este cambio contribuye a reforzar la posición y la situación del Tribunal Constitucional", afirmó el lunes Duda.

La nueva ley, que entrará en vigor en cuanto se publique en el boletín oficial, introduce la regla de la mayoría calificada de dos tercios para las decisiones importantes del Tribunal. El tribunal deberá, por tanto, contar con el voto de 13 de sus 15 jueces en casos de gran importancia, frente a los nueve que tenía que juntar anteriormente.

El jefe de Estado ni siquiera esperó la opinión de la Comisión Europea para la Democracia por el Derecho, el órgano consultivo del Consejo de Europa, que había solicitado el Ministerio de Relaciones Exteriores polaco. Esa comisión es experta en materia de derecho constitucional, del funcionamiento de las instituciones democráticas y derechos fundamentales.

- La Comisión Europea, "preocupada" -

Los conservadores de Jaroslaw Kaczynsk habían logrado hacer aprobar en la madrugada del jueves por el Senado esta ley, a pesar de los llamamientos a la cautela por parte sobre todo de la Comisión Europea.

Para su entrada en vigor, solamente faltaba la firma de Duda.

La misma fue debatida de manera apresurada en el Parlamento, el martes, y aprobada por 235 diputados del PiS, 181 en contra y cuatro abstenciones

Precisamente, la Comisión Europea había pedido el miércoles a Varsovia respetar el Estado de derecho, después de esta aprobación, denunciada por la oposición y por Lech Walesa como un atentado a la democracia. La Comisión pidió "que esta ley (...) no entre en vigor antes de que todas las cuestiones que conciernen a su impacto sobre la independencia y el funcionamiento del Tribunal Constitucional hayan sido plenamente y correctamente evaluadas", había escrito Timmermans en una carta para las autoridades polacas, a la que tuvo acceso la AFP.

Por su parte, el ministro de Justicia polaco, Zbigniew Ziobro, retrucó que Timmermans fue "inducido a un error" por la oposición polaca.

El expresidente polaco Lech Walesa pidió enérgicamente ese mismo día celebrar un referendo sobre la organización de elecciones anticipadas. "Este Gobierno actúa contra Polonia, contra nuestras conquistas, contra la libertad, contra la democracia. Sin decir que nos ridiculiza ante el mundo" entero, había declarado a una radio el líder histórico del movimiento Solidaridad.

La Oficina del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos (OACDH), por su parte, manifestó también su "preocupación" frente a los recientes eventos en Polonia.

AFP