Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El ministro de finanzas de Sudáfrica, Pravin Gordhan, en rueda de prensa en Pretoria, el 28 de marzo de 2017

(afp_tickers)

El presidente sudafricano, Jacob Zuma, destituyó el jueves a su ministro de Finanzas y detractor Pravin Gordhan, pese a la oposición de sus aliados y al riesgo de desencadenar una ruptura dentro del Congreso Nacional Africano (ANC), en el poder.

Tras varios días de rumores y tensiones, Zuma anunció el jueves por la noche una importante reestructuración de su gobierno marcada por la destitución de Gordhan y el nombramiento de 10 ministros y 10 viceministros.

La cartera de Finanzas fue atribuida al que era hasta ahora ministro del Interior, Malusi Gigaba, considerado como un miembro leal al jefe de Estado.

Desde hacía varios meses, Zuma, implicado en una serie de escándalos de corrupción, y Gordhan mantenían un duro enfrentamiento sobre los gastos del gobierno y la gestión de los recursos públicos.

La destitución de Gordhan, respetado en los medios financieros por su rigor, ha suscitado fuertes tensiones dentro ANC.

Según la prensa sudafricana, una parte de las altas autoridades del ANC, entre ellas el vicepresidente Cyril Ramaphosa y el secretario general Gwede Mantashe, se opusieron con firmeza a la medida.

Uno de los principales aliados del ANC en la coalición en el poder, el Partido Comunista Sudafricano (SACP), también intentó impedir la destitución del ministro.

- Tensiones -

"Le informamos de nuestra objeción a esta reestructuración", declaró el jueves antes la prensa un responsable del SACP, Solly Mapaila.

Las luchas que ha suscitado la situación de Gordhan reflejan las profundas fracturas políticas en el interior del ANC, en el poder desde la elección de Nelson Mandela en 1994.

El partido se encuentra divido entre los partidarios de Jacob Zuma, que volvió a afirmar su intención de llevar a cabo una "transformación radical" en la economía a favor de la mayoría negra, y un ala más moderada liderada por Gordhan y Ramaphosa.

Zuma justamente instó el jueves al nuevo gobierno a "poner marcha una nueva transformación socioeconómica radical para que el sueño de una mejor vida para los pobres y las clases populares se haga realidad".

Estas divergencias sacan a la luz también las fracturas de la formación en torno a la sucesión de Zuma, que tiene que abandonar la presidencia del ANC en diciembre en vistas a las elecciones generales de 2019.

El jefe de Estado apoya a su exesposa Nkosazana Dlamini-Zuma frente al otro favorito, Cyril Ramaphosa.

"Los adversarios de Zuma utilizarán probablemente la destitución de Gordhan para lanzar un ataque contra el presidente e intentar retomar el control del ANC", pronosticó en una nota el centro de análisis Eurasia Group.

Sin embargo "tienen pocas posibilidades de conseguirlo", añadió Eurasia, advirtiendo que "a largo plazo, el ANC tendrá problemas para recuperarse de este periodo de fuerte inestabilidad".

El enfrentamiento entre los dos bandos se puso de manifiesto de nuevo el miércoles en el funeral de la histórica figura del ANC, Ahmed Kathrada, hostil al jefe de Estado.

Jacob Zuma no asistió al funeral, conforme a los deseos de la familia del difunto. Pravin Gordhan en cambio fue ovacionado.

AFP