Navigation

El primer ministro indio denuncia los asesinatos en nombre del culto a la vaca

El primer ministro indio, Narendra Modi, pronuncia un discurso en Nueva Delhi el 30 de septiembre de 2016 afp_tickers
Este contenido fue publicado el 29 junio 2017 - 11:49
(AFP)

El primer ministro indio, Narendra Modi, condenó este jueves los asesinatos y los linchamientos de musulmanes y otras minorías religiosas del país en nombre de la protección de las vacas, consideradas sagradas por el hinduismo.

"Matar a gente en nombre del culto a la vaca no es aceptable", dijo el líder nacionalista hindú en un discurso en Ahmedabad, en el estado de Gujarat, donde nació y que dirigió durante mucho tiempo.

Desde hace dos años se han multiplicado en India, un país de 1.250 millones de habitantes, los linchamientos de musulmanes o de miembros de la comunidad dalit (los llamados 'intocables') cometidos por milicias autoproclamadas defensoras de las vacas.

Desde abril, han sido linchados al menos diez musulmanes. Es la primera vez que Narendra Modi aborda esta cuestión, acusado por sus detractores de no hacer nada contra la violencia de la mayoría hindú contra las minorías religiosas.

"Nadie tiene el derecho de tomarse la justicia por su mano en este país. La violencia no ha sido nunca ni será jamás una manera de resolver este problema", aseguró.

La declaración coincide con el asesinato hace unos días de un musulmán de 15 años, Junaid Khan, acusado de transportar carne de vaca, y que murió apuñalado en un tren que salía de Nueva Delhi. La policía detuvo a cuatro sospechosos de la agresión y sigue buscando al principal sospechoso fugado.

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.