Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El primer ministro de Serbia, Aleksandar Vucic (c), guarda un minuto de silencio ante el monumento a las víctimas de la masacre de Srebrenica de 1995 el 11 de noviembre de 2015 en el cementerio de Potocari

(afp_tickers)

El primer ministro serbio, Aleksandar Vucic, rindió homenaje este miércoles a las víctimas musulmanas en Srebrenica, de donde fue expulsado en julio a pedradas durante la conmemoración del 20º aniversario de esta matanza.

Vucic, un exultranacionalista convertido en proeuropeo, hizo una ofrenda de rosas blancas en el mausoleo de Potocari, constató la AFP.

Fue recibido por el alcalde de Srebrenica, el musulmán Camil Durakovic, y el miembro musulmán de la presidencia tripartita de Bosnia, Bakir Izetbegovic, en medio de un fuerte dispositivo de seguridad.

En julio de 1995, las fuerzas serbobosnias mataron a unos 8.000 hombres y niños musulmanes, en la peor matanza en Europa desde la Segunda Guerra Mundial, calificada de genocidio por la justicia internacional.

El primer ministro serbio tiene previsto pronunciar un discurso durante una conferencia económica en la que las autoridades de Srebrenica se proponen exponer posibilidades de inversión en la ciudad.

Este municipio, antaño el más próspero de Bosnia, cuenta con unos 7.000 habitantes, en comparación con los 37.000 de antes de la guerra.

Durante una visita a Sarajevo al comienzo de noviembre, Vucic abogó en favor de una mejora de las relaciones entre los serbios y los musulmanes, "cruciales", en su opinión, para la estabilidad en los Balcanes occidentales.

El 11 de julio, Vucic se disponía a hacer una ofrenda floral ante un monumento con los nombres de las más de 6.200 víctimas identificadas y enterradas en Srebrenica cuando la muchedumbre empezó a gritar "¡Alá Akbar!" ("Dios es grande!") y a lanzarle piedras. Fue alcanzado en el labio por una pedrada. Algunas personas intentaron agredirle, pero Vucic consiguió salir corriendo, protegido por sus guardaespaldas.

AFP