El gigante francés de la energía EDF anunció esta semana un aumento de 1.500 millones de euros en el costo de construcción de su reactor nuclear de nueva generación en Flamanville (noroeste), un proyecto que acumula retrasos y contratiempos desde su lanzamiento hace 15 años.

El incremento se debe a reparaciones requeridas para componer soldaduras defectuosas. Fue la Autoridad de Seguridad Nuclear de Francia (ANS), el organismo oficial que supervisa las centrales atómicas, que las ordenó.

Estas reparaciones elevan la factura final del reactor presurizado europeo de nueva generación, EPR (European Pressurized Reactor o Reactor Europeo Presurizado), de 10.900 millones de euros --ya tres veces la estimación inicial-- a 12.400 millones de euros, indicó el miércoles EDF.

Se esperaba un aumento de los costos, pero son "ligeramente más altos" de lo anticipado, señalan analistas de RBC Capital Markets.

La eléctrica gala explicó que estudió tres escenarios y optó por robots teledirigidos por su "gran precisión". Un plan que aún debe ser evaluado por la ANS.

Pero aún así las reparaciones serán complejas ya que se realizarán en ocho soldaduras difícilmente accesibles, ubicadas en el edificio de contención del reactor, es decir la estructura de hormigón que retiene los elementos radioactivos en caso de accidente.

- Nuevo retraso -

El problema de las soldaduras se añade a una larga lista de contratiempos para la eléctrica francesa, que hace un año ya se vio obligada a anunciar un nuevo aplazamiento de la entrada en servicio de este reactor EPR, una tecnología presentada como el florón de la filial nuclear francesa.

Entonces ya había anunciado que el costo de construcción se incrementaría de 10.500 a 10.900 millones de euros, una cifra que triplicaba con creces los 3.300 millones previstos cuando se lanzó el proyecto en 2004.

Ahora, la compañía eléctrica --en la que el Estado francés es el primer accionista-- apunta a un cargamento de combustible para finales de 2022, lo que equivale a un retraso de diez años en el calendario inicialmente previsto.

"Podemos decir que las dificultades se están volviendo molestas, pero esta tecnología tiene futuro", resume Jacques Percebois, profesor emérito de la Universidad de Montpellier y miembro de la Asociación de Economistas de la Energía.

"Fuimos muy optimistas al inicio, pero es normal confrontarse a dificultades ya que se trata del primer reactor de tipo EPR en Francia", estima.

- Equilibrio financiero -

Francia, plaza fuerte de la energía atómica en Europa, tiene 58 reactores nucleares, pero alrededor de las tres cuartas partes del parque francés llegarán al final de su vida útil de 40 años en 2027.

La mayoría fueron construidos en los años 1970 y 1980 en respuesta a las crisis de los precios del petróleo.

El gobierno esperaba decidir a mediados de 2021 si se lanzaba en la construcción de nuevos reactores nucleares EPR de nueva generación para remplazar a los reactores vetustos, pero los retrasos en Flamanville compliquen su plan.

Concebidos para funcionar durante 60 años, los reactores EPR se basan en una tecnología de reactores de agua a presión, con una potencia de 1.600 MW y un sistema de respaldo para enfriar el núcleo del reactor en caso de avería.

La multiplicación de contratiempos amenaza un poco más el equilibrio financiero de la francesa EDF, que ya está muy endeudada.

La agencia de calificación crediticia S&P Global Ratings rebajó el jueves a "negativa" la perspectiva de la nota "A-" que evalúa su solvencia.

En el extranjero, el grupo también se enfrenta a dificultades en Reino Unido, donde el costo de la colosal construcción de dos reactores EPR en Hinkley Point C podría aumentar hasta 3.300 millones de euros más de lo previsto.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


Instagram

Síganos en Instagram

Síganos en Instagram

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes