Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El presidente argentino Mauricio Macri el 1 de marzo de 2016 en el Congreso en Buenos Aires

(afp_tickers)

El gobierno argentino comenzó a desandar el arduo camino para lograr en el Senado la aprobación del pago de una multimillonaria deuda con fondos 'buitres', que espera sancionar a finales de marzo, tras obtener el miércoles la luz verde de los diputados.

"Esperamos que se apruebe en la última semana de marzo", dijo a la prensa el titular provisional de la cámara alta, Federico Pinedo, tras lograr el presidente Mauricio Macri su primer triunfo legislativo, con el objetivo de volver a pedir préstamos en el mercado financiero internacional.

Al comenzar a analizar en comisión la iniciativa, los senadores escucharon las explicaciones del ministro de Hacienda, Alfonso Prat-Gay, quien defendió el proyecto oficial.

Prat-Gay consideró indispensable resolver el problema que Argentina arrastra desde 2001, para dejar de "estar aislados del crédito internacional" y para poner al país "en el sendero del crecimiento".

En el Senado es mayoría la oposición kirchnerista (peronismo de centroizquierda) que se opuso al acuerdo para pagar 4.653 millones de dólares suscripto por Argentina con los fondos NML Capital y Aurelius, entre otros, y a endeudarse hasta unos 12.500 millones al ampliarse en el proyecto de ley los 12.000 millones previstos inicialmente.

Con el apoyo de opositores moderados, el proyecto obtuvo 165 votos a favor, 86 en contra y ninguna abstención en una sesión de la cámara baja de casi 20 horas de tensos debates.

"Por supuesto que este acuerdo no es lo ideal ni lo deseable", pero se hicieron cambios que merecen el apoyo, dijo el diputado Mario Negri, de la Unión Cívica Radical (UCR), de la alianza macrista de centroderecha Cambiemos.

El excandidato presidencial por el peronismo de centroderecha Sergio Massa aceptó votar para que Argentina salga del 'default' con los 'buitres'.

"Esto sirve para la política macroeconómica y las inversiones, pero tenemos la realidad de todos los días del jubilado y del trabajador", dijo al reclamar respuestas urgentes a la inflación y la pérdida del poder adquisitivo de salarios.

El proyecto deroga las leyes Cerrojo y Pago Soberano, a pedido de la justicia en Nueva York, y autoriza la mayor emisión de un país en desarrollo desde 1996, para pagar en efectivo a los 'holdouts' que demandaron a Argentina en Estados Unidos.

Mientras se realizaba la maratónica sesión, Macri afirmó que "va a llevar tiempo" normalizar el país. Sin embargo, acceder "al crédito internacional" dinamizará "el comercio con otros países y se revertirá la década de una política económica equivocada", dijo sobre sus antecesores Néstor y Cristina Krichner (2003-2007 y 2007-2015).

- El entreacto -

Cuando sesionaba la Cámara Baja en Buenos Aires, el juez Thomas Griesa emitió en Nueva York una orden que da luz verde al mecanismo de pago de Argentina para saldar el litigio judicial y evitar posibles embargos de otros acreedores.

El 14 de abril es la fecha límite que fijó Griesa para el pago a los fondos que el mercado denomina 'buitres', por comprar bonos a precio vil de países en quiebra.

El kirchnerista Frente para la Victoria y partidos de izquierda votaron en contra.

La emisión de bonos es para pagar a los 'fondos buitre' y otros 'holdouts' que demandaron a Argentina. Son parte del 7% de bonistas que no entraron en los canjes de deuda de 2005 y 2010.

Griesa había pedido derogar las dos leyes para levantar órdenes contra Argentina, como el bloqueo de 539 millones de dólares en un banco de Nueva York, que pertenece a parte del 93% de bonistas que adhirieron al canje. Griesa dictó el embargo para castigar el incumplimiento argentino de su sentencia de 2012.

Esas leyes impiden ofrecer cualquier mejora a un acreedor sin extenderla a los demás. El acuerdo implica una quita entre 25 y 30% sobre el monto de la deuda.

Por pedido de la oposición, se reformuló un artículo que deja supeditado el acuerdo a que la justicia de Nueva York levante los castigos contra el país.

- Macri duro y otro 'K' en el horizonte -

Macri encontró aliados en peronistas desprendidos del bloque mayoritario de Kirchner. El tablero de alianzas tembló al conocerse el viernes la decisión de la Corte de Apelaciones de Nueva York de aplazar para el 4 de abril el levantamiento de las órdenes contra Argentina.

Ante este escenario, Macri advirtió que sin el acuerdo Argentina caería "en la hiperinflación o el ajuste". La escalada de precios en los primeros meses del año supera el 8% con fuerte caída del consumo.

El diputado Máximo Kirchner, hijo de los expresidentes Néstor y Cristina Kirchner, sorprendió en el hemiciclo al evitar el tono confrontativo.

"La negativa a acompañar este proyecto no se trata de una postura, no es un 'patria o buitres', es algo más profundo", dijo el heredero de los Kirchner.

"Entendemos que es un error, creo que lo que estamos pidiendo es que vayan y negocien mejor. No cedan tan fácil a la extorsión", pidió.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP