Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Funcionarios electorales albaneses entregan urnas con votos al término de la jornada electoral, el domingo 25 de junio en una escuela de Tirana

(afp_tickers)

El primer ministro de Albania, el socialista Edi Rama, se encaminaba este lunes hacia un segundo mandato tras las elecciones legislativas celebradas el domingo, con lo que sería el encargado de iniciar negociaciones de adhesión a la Unión Europea.

Tras escrutarse un tercio de las mesas electorales, el Partido Socialista (PS) obtenía la mitad de los sufragios, muy por delante del Partido Democrático (derecha), con el 28%, y del Movimiento Socialista de Integración (LSI), con el 15%.

Rama, de 52 años, en el poder desde 2013, podría no necesitar al LSI si el PS obtuviera la mayoría absoluta en la cámara, es decir, 71 de los 140 diputados. Éste es el gran interrogante de los resultados oficiales completos esperados este lunes.

Desde su cuartel general en Tirana, Edi Rama se mantenía prudente. Pero los medios locales ya saludaban este lunes "la victoria de los socialistas" o anunciaban "un segundo mandato para Rama con una mayoría aplastante".

Uno de los aliados políticos de Edi Rama, el alcalde de Tirana, Ericon Veliaj, saludó en Twitter "una victoria de la política del progreso, de las reformas, de las aspiraciones europeas".

- Condiciones de Bruselas -

Según el analista independiente Alexander Cipa, "el primer ministro Rama convenció a los albaneses que para aplicar la reforma de la justicia e instalar un Estado de derecho, necesitaba un segundo mandato".

Éstas son precisamente las condiciones de Bruselas para iniciar negociaciones de adhesión con Tirana. Albania es oficialmente candidata a la UE desde 2014.

El analista Cipa considera que Edi Rama se ha beneficiado asimismo del "importante fracaso de la oposición de derecha, incluso en sus feudos tradicionales" explicable en parte por la "debilidad de su nuevo líder", Lulzim Basha, de 43 años. Este jurista no ha logrado llenar el vacío dejado por la figura tutelar de la derecha albanesa, Sali Berisha, de 72 años.

Pese a que los partidos se acusaron mutuamente de "intimidación" o de "compra de votos", las elecciones se celebraron en un ambiente mucho más correcto que en comicios precedentes, y sin incidente importante hasta este lunes.

Albania es uno de los países más pobres de Europa, con un salario medio de 340 euros (380 dólares) mensuales. El desempleo ha llevado a miles de personas, en particular a los jóvenes, a abandonar el país.

Además, de los 2,9 millones de albaneses que viven en el país, hay 1,2 millones en el extranjero, un récord mundial en proporción a la población total.

Según el último informe de la Comisión Europea, el país tiene instituciones judiciales "lentas e ineficaces" y "continua prevaleciendo la corrupción".

"Queremos un Estado de derecho, una justicia que funcione, queremos que se apliquen las leyes, una mejor situación económica y calma", afirmó Valentina Muzeqari, una habitante de Tirana de 67 años. "Llevamos mucho tiempo esperando la adhesión de Albania a la Unión Europea. Creo que esta vez nos abrirán la puerta", prosiguió.

Entretanto, su país deberá lidiar con otro asunto espinoso: el tráfico de cannabis albanés, que inunda los mercados europeos y, según estimaciones, genera ganancias equivalentes a un tercio del producto interior bruto del país.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP