Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Unos pasajeros utilizan las escaleras de una estación de metro de Tokio el 15 de septiembre de 2017

(afp_tickers)

"¡Lanzamiento de misil! Un misil ha sido disparado desde Corea del Norte. Refugiaos en un edificio o un subsuelo": el despertar fue brutal este viernes para los japoneses del norte del archipiélago, otra vez a causa de Corea del Norte.

Sirenas y alertas telefónicas de emergencia sonaron poco antes de las 07H00 locales (22H00 GMT del jueves).

Por segunda vez en menos de un mes, Pyongyang asustó a Japón con un nuevo misil que sobrevoló la isla septentrional de Hokkaido.

Aunque siempre es la misma historia, los habitantes de esta extensa isla del norte de Japón rica en vegetación no se acostumbran y el susto vuelve a repetirse.

"No puedo decir que estemos acostumbrados. Piensen que el misil sobrevoló nuestra ciudad. No es demasiado tranquilizador", comentó a la AFP Yoshihiro Saito, que trabaja en el pequeño pueblo de pescadores de Erimo, en Hokkaido.

"Fue bastante aterrador. Escuché que el misil cayó a 2.000 kilómetros de las costas, en el Pacífico", agregó, mientras 16 de sus colegas pescadores se encontraban bajo la trayectoria de vuelo del misil.

Los ciudadanos de Japón están por cierto acostumbrados a tener que correr hacia un refugio de emergencia, en un país expuesto a terremotos y tsunamis, pero en el caso de un misil, muchos no saben cómo reaccionar.

El tiempo está contado y no saben cómo protegerse.

- Vulnerables -

"Da mucho miedo. El gobierno nos dice que huyamos hacia edificios estables, pero no podemos hacerlo rápidamente. Nuestros colegas en el mar no tienen cómo ponerse a salvo", comenta Yoichi Takahashi, de 57 años, responsable de la pesca en Kushiro, en la isla Hokkaido.

"Nos sucedió dos veces en los últimos tiempos... Vamos a tener días agitados a partir de ahora", deploró.

Isamu Oya, de 67 años, propietario de un restaurante de suchi en Erimo, se siente en la misma situación de vulnerabilidad: "el gobierno dice que tenemos que refugiarnos en un edificio estable o subterráneo, pero aquí no los hay. No nos queda más remedio que no hacer nada. Aterrador, sí, y estamos desprotegidos".

Los programas de radio y televisión de la mañana se vieron muy alterados, a la hora del desayuno, cuando habitualmente difunden entretenimiento y noticias presentadas de manera menos estresante.

Todas las pantallas mostraron el mensaje de advertencia cuando el misil balístico de medio alcance sobrevoló parte del territorio japonés.

- Huir -

"Huyan hacia un edificio o un subsuelo". Los operadores de telefonía móvil difundieron las alertas por un sistema de mensajes de emergencia geolocalizados, enviados a los usuarios de las regiones involucradas, como el dispositivo de sirenas J-Alert.

Los servicios de trenes entre Hokkaido y la isla principal de Japón, Honshu, quedaron suspendidos provisionalmente tras el disparo y otras líneas se detuvieron momentáneamente.

En cambio, el tráfico aéreo en la región no pareció verse afectado.

Según Shinya Matsuura, un responsable del aeropuerto de Obihiro, situado bajo la trayectoria del misil norcoreano, los pasajeros permanecieron en calma. "Simplemente estamos aliviados, no nos ha afectado", dijo a la AFP.

El primer ministro japonés, Shinzo Abe, reiteró que su país "jamás tolerará los peligrosos actos provocadores de Corea del Norte que amenazan la paz en el mundo". Y agregó: "si Corea del Norte sigue por ese camino, no tendrá un futuro radiante. Hay que hacer que Corea del Norte lo entienda".

Como en casos anteriores, el gobierno japonés afirmó que su prioridad es garantizar la seguridad de sus ciudadanos. No se registró ninguna caída de objeto sospechoso, ni daño en embarcaciones o aviones.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP