Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Marine Le Pen se dispone a votar en un colegio electoral de Henin Beaumont, este domingo 6 de diciembre al norte de Francia

(afp_tickers)

Los franceses votaban este domingo en las elecciones regionales, que adquirieron un cariz nacional a raíz de los atentados de París y llegan marcadas por el previsto avance de la extrema derecha, que podría lograr una victoria histórica.

Las mesas electorales abrieron a las 7h GMT para la primera vuelta de estos comicios, la última prueba electoral antes de las presidenciales de 2017. Más de 44 millones de electores están convocados para elegir los consejos que gobernarán las 13 regiones del país.

Tres semanas después de los más graves atentados sufridos en Francia, que dejaron 130 muertos y unos 350 heridos el 13 de noviembre, las elecciones tienen lugar en estado de emergencia, con medidas de seguridad reforzadas alrededor de las mesas electorales.

El partido de extrema derecha Frente Nacional (FN) podría ganar por vez primera al menos dos regiones, continuando la progresión espectacular que logró el año pasado en las elecciones municipales y las europeas.

La presidenta del FN, Marine Le Pen, está considerada como la favorita en el norte (Norte Paso de Calais Picardía) y su sobrina Marion Maréchal-Le Pen, en el sur (Provenza Alpes Costa Azul).

Más de la mitad de los electores se abstuvieron en las anteriores regionales, en 2010, y los llamamientos a la "movilización general" para frenar al FN se multiplicaron en la prensa, el empresariado, los sindicatos y los medios artísticos.

Las encuestas otorgan del 27 al 30% de las intenciones de voto para el FN a nivel nacional, a la par con la oposición de derecha y muy por delante del gubernamental Partido Socialista (22 a 23%).

Además de las dos señaladas, el partido puede albergar ambiciones en otras regiones. Las últimas encuestas lo situaban en cabeza de las intenciones de voto en otras cuatro en la primera vuelta de este domingo, entre ellas el Este, donde se presenta Florian Philippot, vicepresidente del partido y considerado el estratega de Marine Le Pen.

- Sube Hollande, pero no su partido -

Los atentados anularon prácticamente la campaña para estos comicios y contribuyeron a desdibujar las diferencias políticas, en un clima en el que se mezclaron los homenajes a las víctimas, los llamados a la "guerra" contra la organización yihadista Estado Islámico y un auge de los símbolos patrióticos.

El partido de Marine Le Pen se vio confortado en su discurso nacionalista y antimigrantes a raíz de la información de que dos de los suicidas de los atentados llegaron a Francia desde Grecia, donde entraron desapercibidos entre miles de inmigrantes.

En cambio, los socialistas no parecen haberse beneficiado del espectacular aumento de popularidad que los sondeos señalan (hasta 22 puntos) para el presidente François Hollande a raíz de las medidas tomadas después de los atentados.

Al PS, que dirigía desde 2010 todas las regiones de Francia salvo una, los sondeos le atribuyen entre el 22 y el 23% de las intenciones de voto en la primera vuelta, y podría conservar sólo tres.

En cuanto al principal partido de la oposición de derecha, Los Republicanos (LR) del expresidente Nicolas Sarkozy, sigue esperando ganar en la mayoría de las regiones, pero las intenciones de voto en su favor retrocedieron en beneficio del FN.

El resultado de los comicios dependerá en gran medida de la actitud que adopten el PS y el LR en la segunda vuelta, el 13 de diciembre, en las regiones en las que el FN tiene posibilidades de ganar. Allí podrán o bien retirar sus listas en favor de la otra formación, o aliarse para impedir la victoria de la extrema derecha, o mantenerse para una segunda vuelta triangular, que podría favorecer al FN.

El primer ministro, el socialista Manuel Valls, se declaró dispuesto a "hacer todo" lo necesario para impedir una victoria del FN, pero Sarkozy rechazó el miércoles la hipótesis de un "frente republicano" contra la extrema derecha.

Estas elecciones nacionales son las últimas previstas en Francia hasta las presidenciales de 2017, para la cual los sondeos colocan también a Marine Le Pen en cabeza de las intenciones de voto en la primera vuelta.

Las mesas electorales estarán abiertas hasta las 17h GMT en la mayoría del país, y en las grandes ciudades hasta las 19h GMT.

AFP