Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El empresario y director ejecutivo de la concesionaria china HKND Wang Jing habla durante la inaguración de los trabajos del canal interoceánico en Tola, Nicaragua, el 22 de diciembre de 2014

(afp_tickers)

La concesionaria china HKND, encargada de la construcción del canal interoceánico en Nicaragua, anunció este sábado que reforzará los estudios topográficos y sísmicos en la zona del proyecto.

Se trata de un trabajo "que comprende el componente de Lidar (detección y medición de distancias por luz) del estudio aéreo sobre la ruta propuesta del Gran Canal de Nicaragua", indicó HK Nicaragua Development Invesment (HKND) en un comunicado.

"El sondeo Lidar usará una aeronave especializada que volará a 3.000 pies de altura sobre la tierra", precisó HKND, que en 2013 obtuvo la concesión para construir una ruta transatlántica en Nicaragua, tres veces más larga que la de Panamá.

El sondeo fue aprobado por el gobierno de Nicaragua y será dirigido por "una de las empresas contratadas por la consultora CSA Global", dijo la compañía china, sin precisar el nombre de la firma ni la fecha de inicio de los trabajos.

HKND informó que los estudios geológicos y sísmicos que la consultora CSA Global de Australia realizaba desde mediados de septiembre sobre el proyecto fueron suspendidos debido a que el avión que conducía la investigación se derrumbó el 2 de octubre, causando la muerte del piloto canadiense Grant Atkinson.

La consultora británica Environmental Resources Management (ERM), contratada por HKND para realizar los análisis de impacto social y ambiental del canal nicaragüense, determinó que el proyecto tendrá severas consecuencias sobre el medio ambiente, pero que si se desarrolla adecuadamente podría ser positivo para el país.

"Si las medidas de mitigación no se implementan es probable que los impactos sean significativamente peores", advirtió la firma británica.

ERM señaló que antes de iniciar la excavación del canal es necesario hacer estudios adicionales geotécnicos y sísmicos detallados, debido a la vulnerabilidad sísmica del Pacífico sur de Nicaragua, por donde pasará la ruta, según el documento divulgado por HKND.

ERM sugirió, además, profundizar los estudios de prospección tipográfica, hídricos y de sedimentos del Lago Cocibolca, la mayor fuente de agua dulce de la región, debido a que la información existente "no es suficiente para precisar el diseño final del proyecto".

El canal, cuyas obras accesorias se iniciaron en diciembre pasado, provocará el desplazamiento de unas 27.000 personas. El costo total del proyecto fue estimado en 50.000 millones de dólares.

AFP