Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Miembros de la guerrilla del ELN forman en un campamento situado en San Juan River, al noroeste de Colombia, el 19 de noviembre de 2017

(afp_tickers)

Los diálogos de paz con el ELN, que buscan terminar el último conflicto armado de América, están en jaque luego de los atentados guerrilleros que el fin de semana dejaron siete policías muertos y docenas más heridos en Colombia.

El presidente Juan Manuel Santos afirmó en Twitter que desde "la madrugada" está reunido con el jefe negociador, Gustavo Bell, "analizando la situación con el ELN".

"En las próximas horas" el presidente dará instrucciones sobre los diálogos o una eventual ofensiva contra los rebeldes, explicó a Caracol Radio el ministro de Defensa, Luis Carlos Villegas, que atribuyó las tres agresiones con explosivos al Ejército de Liberación Nacional (ELN).

Los diálogos con el ELN están en suspenso desde el 10 de enero, cuando los rebeldes, reconocidos por el gobierno como la última guerrilla el país, iniciaron una ofensiva contra la fuerza pública y la infraestructura petrolera.

La avanzada ocurrió después de que finalizara la primera tregua bilateral y cuando estaba previsto que comenzara la quinta ronda de conversaciones en Quito.

Santos, que dejará el poder en agosto tras dos periodos de cuatro años, llamó a consultas a Bell para definir el porvenir de las pláticas.

Su gobierno respondió a la avanzada guerrillera con una ofensiva militar que deja al menos una docenas de muertes y capturas.

No obstante, ambas partes se han mostrado dispuestos a continuar las charlas y pactar un nuevo cese al fuego.

"Realmente el escenario es muy negativo para continuar con las negociaciones", dijo a AFP el analista Camilo Echandía.

Para este profesor de la Universidad Externado de Colombia, las conversaciones están "desgastadas" por una "muy mala" estructuración.

"Este proceso fue inviable en la medida en que la agenda (de seis puntos) era completamente general, implicaba unos cambios que el gobierno no está en capacidad de hacer (y) el ELN no tiene la representatividad necesaria para reclamar estos cambios", afirmó.

Analistas coinciden en la dificultad de negociar con el ELN, que cuenta con unos 1.800 combatientes, por su estructura federada que concede autonomía militar a sus frentes.

- Los atentados -

El Frente de Guerra Urbano Nacional del ELN reconoció la noche del domingo en un comunicado el atentado a una estación policial en el puerto de Barranquilla, donde el sábado murieron cinco agentes y otros 41 quedaron heridos.

En un principio las autoridades, habían responsabilizado a bandas narcotraficantes de la explosión en la principal ciudad del norte de Colombia.

Por este hecho, las autoridades capturaron a Cristian Bellón, de 31 años, como sospechoso de haber activado la bomba que mató a los cinco agentes. "Esta persona tiene antecedentes clarísimos con el ELN", aseguró el ministro.

Bellón había sido capturado en 2015 pero un juez lo dejó en libertad argumentando que no se le había garantizado el debido proceso, agregó.

Los otros dos atentados se ejecutaron el domingo también contra estaciones policiales.

En el municipio de Santa Rosa, departamento de Bolívar, estalló una carga explosiva que acabó con la vida de dos policías y dejó a otro herido.

También en Barranquilla, que se prepara para su tradicional carnaval, cuatro uniformados y un civil resultaron lesionados en otro ataque contra un puesto de mando.

Los tres ataques "resultan teniendo relación directa", afirmó Villegas.

- Rechazo generalizado -

El futuro de los diálogos de paz se adentró en la campaña presidencial de Colombia, que en mayo elegirá al sucesor de Santos.

Candidatos de derecha, como el senador Iván Duque y el exvicepresidente de Santos Germán Vargas, exigieron al gobierno levantarse de la mesa.

"No podemos permitir que la violencia y el terror regresen a las calles de Colombia. Pasemos, de una vez por todas, la página de la violencia", dijo Sergio Fajardo, quien lidera los sondeos como aspirante de una coalición de centro e izquierda.

La avanzada guerrillera coincidió con la inusual explosión el sábado de un coche bomba contra la policía de Ecuador -sede de los diálogos con el ELN- que dejó 28 heridos entre uniformados y civiles.

El gobierno ecuatoriano señaló que detrás del ataque en una zona costera del país estarían disidentes de las FARC, con las que Santos firmó un acuerdo en noviembre de 2016 que transformó a los poderosos rebeldes en partido político.

El presidente busca pactar con el ELN un pacto similar al alcanzado con la otrora guerrilla comunista para ponerle fin a un conflicto armado que, en medio siglo, deja unos ocho millones de víctimas entre muertos, desplazados y desaparecidos.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes










AFP