Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El ministro de Economía de México Ildefonso Guajardo Villarreal con el representante de Comercio de Estados Unidos Robert Lighthizer y la canciller canadiense Chrystia Freeland el 17 de octubre de 2017 en Washington

(afp_tickers)

México, sumido en una prolongada y angustiosa incertidumbre por el futuro del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), tuvo en este arranque de 2018 una muestra de lo que sucedería si se rompiera ese acuerdo con Estados Unidos y Canadá.

El miércoles, reportes sobre una posible salida de Estados Unidos del vital pacto comercial presionaron la cotización del peso frente al dólar y recordaron a México lo que puede suceder en un mundo post TLCAN.

Ese día, la moneda retrocedió 0,74% para ubicarse a 19,38 unidades por dólar, según datos del Banco de México (central).

Para el mexicano de la calle, principalmente para aquellos que vivieron las crisis de décadas atrás cuando el dólar duplicaba su precio de la noche a la mañana, la depreciación del peso mexicano cobra dimensiones de pesadilla e incluso se usa como instrumento para medir la efectividad de un gobierno.

De materializare el peor escenario, la firma británica Capital Economics calcula que de inicio habría una disrupción física al comercio con chequeos fronterizos más duros y un golpe a la confianza de los negocios "que podría pesar en la inversión y en el gasto de los hogares".

La firma agregó que el peso mexicano puede enfrentar nuevas presiones, que en un inicio lo llevarían al rango de entre 23 y 25 pesos por dólar antes de recuperarse ligeramente.

El peso mexicano se desplomó 7,64% en cuestión de horas tras confirmarse la victoria de Trump y superó la barrera de los 22,00 por dólar cuando hace un año se instaló en la Casa Blanca, aunque al final en 2017 se apreció 5,04%

Sin embargo, Capital Economics advierte que si bien un rompimiento del TLCAN "causaría un shock en los mercados en México", el impacto económico dependería de la forma en la que Estados Unidos anunciara su salida y de los acuerdos comerciales que serían puestos en su lugar.

- Riesgos en 2018 -

El nerviosismo en México por su dependencia con Estados Unidos no es nuevo. Desde que estaba en campaña, Trump amenazó con renogociar el tratado o retirarse de él gracias a la cláusula 2205, que permite a un gobierno retirarse en seis meses tras informar por escrito a sus socios.

Más del 80% de las exportaciones mexicanas van a Estados Unidos gracias a complejas cadenas de valor en América del Norte, aunque hay intentos del gobierno de México por fortalecer los lazos con otros socios comerciales como la Unión Europea.

Por ello, el futuro del Tratado de Libre Comercio, junto con las elecciones presidenciales de 2018 en México, es visto como uno de los principales riesgos para la economía este año.

La "probabilidad que Estados Unidos se retire del TLCAN es de una en cuatro", dijo Bank of America Merrill Lynch en un reporte a sus clientes.

"En el caso de un rompimiento del TLCAN, es posible se produzca una leve recesión en México a través de la desaceleración de la inversión y el comercio", agregó.

Ante los rumores, el presidente mexicano Enrique Peña Nieto se muestra cauto.

"Veo con optimismo la posibilidad de lograr un acuerdo que beneficie a los tres países", dijo el jueves al señalar, sin embargo, que México se mantendrá firme en la negociación al tiempo que estrechará sus lazos con otras regiones.

- Algunos efectos -

Pese a las buenas intenciones del gobierno mexicano, la incertidumbre por el tratado ya pasa factura a los bolsillos.

Al elevar la tasa de interés de referencia a 7,25% en diciembre, el Banco de México (central) reconoció que hay un golpe a la inversión y a la desaceleración del consumo producto de ello.

Al mismo tiempo, la depreciación que ha tenido el peso mexicano impactó en la inflación, que en diciembre cerró en 6,77%, su nivel más alto en 16 años.

El Banco de México confía en controlar este año la tendencia inflacionaria, pero está consciente del riesgo que representaría el fin del TLCAN.

"Definitivamente podría tener un impacto en el tipo de cambio y sería más compleja la reducción" de la inflación, dijo a Radio Fórmula Alejandro Díaz de León, gobernador del banco central.

Esta es la antesala de la sexta ronda de negociaciones, que se realizará del 23 al 28 de enero en Montreal, Canadá, y que el gobierno mexicano anticipa será crucial.

Por el momento, la firma de investigación BMI Research confía en que el tratado permanecerá intacto "pese a que la línea dura tomada por los negociadores estadounidenses y la falta de progresos ha llevado a que esa probabilidad se reduzca solo al 50%".

Neuer Inhalt

Horizontal Line


swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes










AFP