Navigation

Entre la pandemia y las elecciones, China nunca estuvo tan mal vista en EEUU

Un obrero chino en el puerto de Wuhan, China afp_tickers
Este contenido fue publicado el 21 abril 2020 - 13:39
(AFP)

La pandemia de coronavirus deja decenas de miles de muertos en Estados Unidos, y tanto Donald Trump como Joe Biden, su rival en las elecciones presidenciales de noviembre, apuntan su dedo acusador contra China, país que nunca estuvo tan mal visto entre el público estadounidense como ahora.

Un relevamiento del centro de investigación Pew divulgado el martes afirma que 66% de los estadounidenses tienen una mala opinión de China, el nivel más alto alcanzado en el marco de una situación que no deja de empeorar desde la llegada de Trump al gobierno en enero de 2017.

"Vemos un viraje negativo espectacular desde hace dos años", dijo Laura Miller, coautora del estudio, realizado en un universo de 1.000 personas entre el 3 y el 29 de marzo.

Trump, muy criticado por su gestión inicial de la crisis sanitaria, y los halcones del Partido Republicano acusan a China de haber demorado en alertar al mundo sobre la gravedad de la epidemia surgida en Wuhan a fines de diciembre, que ya dejó más de 40.000 muertos en Estados Unidos.

Y se ha vuelto tema de campaña. El equipo de Trump difundió un video en el que acusa a Biden de haber "protegido los sentimientos" de Pekín cuando era vicepresidente de Barack Obama (2009-2017) y sugiere, sin pruebas, que actuaba en nombre de los intereses financieros de su hijo Hunter, que ha realizado inversiones en China.

Biden replicó en un spot de campaña que Trump, un magnate inmobiliario, antes saludó los esfuerzos de China para combatir la epidemia y que por su culpa Estados Unidos estaba "sin preparación ni protección" ante la covid-19.

La pandemina llegó en medio de una guerra comercial entre Washington y Pekín, con un mutuo aumento de aranceles, en un contexto de acusaciones estadounidenses de robo de propiedad intelectual.

Los republicanos, ansiosos por que se olvide el papel de Rusia en la victoria de Donald Trump en los comicios de 2016, acusan a China de haber interferido en las elecciones parlamentarias de 2018 mediante la compra de anuncios en los periódicos.

- "Chivo expiatorio" -

De acuerdo con el estudio de Pew, la desconfianza hacia Pekín es ampliamente compartida por la población, incluso entre los jóvenes.

Mientras en 2012 la preocupación con respecto a China se centraba en que causaba pérdida de empleos y déficit comercial en Estados Unidos, hoy la mayoría de los estadounidenses considera que el impacto del gigante asiático en el medio ambiente, las violaciones a los derechos humanos y los ataques informáticos son problemas "muy graves".

"China es vista como una amenaza en una cantidad de aspectos", estimó Miller, quien agregó que esa opinión negativa podría intensificarse en la campaña electoral.

"Durante el período electoral estadounidense, estamos acostumbrados a encontrar un chivo expiatorio en el extranjero", por lo que "podríamos ver un aumento en las opiniones negativas" hacia China, dijo.

Pero la confrontación no beneficia solo a Trump. Su homólogo chino, Xi Jinping, aprovechó la pandemia para promover su modelo autoritario frente a los regímenes democráticos considerados ineficaces para combatir el virus.

"En cierto modo, esta crisis está hecha a medida para los oportunistas políticos y quienes vayan a la guerra en ambos bandos", dijo Michael Swaine, de la fundación Carnegie Endowment for International Peace.

Tanto Biden como Trump atacan a Pekín, pero Swaine estima que ambos tendrían políticas distintas hacia China si ganan las elecciones del 3 de noviembre.

Los asesores de Biden podrían privilegiar el pragmatismo y buscar puntos de acercamiento, mientras que un segundo mandato de Trump reforzaría a los que buscan una postura más agresiva hacia China, estimó.

Pese a las frecuentes disputas entre ambas potencias, los estadounidenses no habían mostrado hasta ahora un fuerte sentimiento anti-chino.

Pero "parece que eso está empezando a cambiar, aunque no tenemos idea de cuán intenso y profundo es" ese sentimiento negativo, admitió Swaine.

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.