Navigation

Erdogan pide a Merkel y Macron "acciones concretas" para impedir una crisis humanitaria en Idlib

Recep Tayyip Erdogan (izq), junto a Emmanuel Macron y Angela Merkel durante una foto de familia de los líderes asistentes a una cumbre sobre Libia, el 19 de enero de 2020 en Berlín afp_tickers
Este contenido fue publicado el 21 febrero 2020 - 11:12
(AFP)

El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, pidió este viernes "acciones concretas" para impedir una "crisis humanitaria" en la provincia siria de Idlib, durante una entrevista telefónica con el mandatario francés, Emmanuel Macron, y la canciller alemana, Angela Merkel.

"Nuestro presidente subrayó la necesidad de poner fin a la agresión perpetrada por el régimen (sirio) y sus aliados en Idlib e insistió en la importancia de tomar acciones concretas para impedir una crisis humanitaria", afirmó la presidencia en un comunicado.

El jueves, la cancillería alemana indicó que Merkel y Macron expresaron su "preocupación" por la "situación humanitaria catastrófica" en la provincia de Idlib, durante una conversación telefónica con el presidente ruso, Vladimir Putin, cuyo país es el principal apoyo del gobierno de Bashar al Asad.

La cancillería alemana y el presidente francés "expresaron su voluntad de reunirse con el presidente Putin y con el presidente turco, Erdogan, para encontrar una solución política a la crisis", añadió la cancillería.

La presidencia turca, sin embargo, no mencionó en su comunicado esa eventual cumbre a cuatro bandas.

En Moscú, el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, indicó el viernes a la prensa que "se está discutiendo la posibilidad de que se celebre una cumbre".

"Todavía no hay ninguna decisión clara sobre ello. Si los cuatro dirigentes lo juzgan necesario, no descartamos organizar un encuentro de ese tipo", agregó.

El régimen sirio, apoyado por la fuerza aérea rusa, inició en diciembre una ofensiva para recuperar este último bastión rebelde y yihadista, pese a que la región estuviera sometida a un acuerdo de "desescalada" firmado por Moscú y Ankara.

Desde diciembre, unas 900.000 personas tuvieron que abandonar sus hogares en la región de Idlib y en sus alrededores, según la ONU.

Ahora, Ankara teme que la situación en esa región, fronteriza con Turquía, degenere en una nueva ola de refugiados, mientras que ese país ya acoge a más de 3,6 millones de sirios.

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.