Navigation

Exasesor de Trump se declara culpable en caso sobre injerencia rusa

El exasesor presidencial Richard Gates llega a la corte federal de Prettyman en Washington, el 23 de febrero de 2018 afp_tickers
Este contenido fue publicado el 23 febrero 2018 - 20:01
(AFP)

Richard Gates, un exasesor del presidente Donald Trump, se declaró este viernes culpable de conspiración y de mentir a los investigadores, comprometiéndose a asistir al fiscal especial Robert Mueller en el caso sobre la injerencia rusa en las presidenciales de Estados Unidos.

Gates, de 45 años, es el tercer exasesor de Trump que acordó cooperar con Mueller, que también investiga si el presidente buscó obstruir la investigación.

Este giro aumenta la presión sobre Paul Manafort, el exdirector de campaña de Trump y exsocio de Gates, quien continúa negando los cargos que constan en el acta de inculpación contra ambos.

Mueller reunió pruebas contra Manafort y Gates, a quienes inculpó dos veces con cuatro meses de intervalo.

Entre 2006 y 2015, los dos hombres trabajaron como consultores políticos y lobistas al servicio del presidente de Ucrania, Viktor Ianoukovitch, respaldado por Rusia, y de partidos cercanos al dirigente, quien fue derrocado en 2014.

Según la inculpación presentada este viernes por Mueller ante un tribunal de Washington, Manafort pagó secretamente 2,5 millones de dólares a un grupo de importantes políticos europeos para que hicieran lobby en favor de Ianoukovitch "inclusive en Estados Unidos". Ello viola la legislación estadounidense, que exige registrarse a quienes trabajen para un gobierno extranjero.

El acta de acusación hecha pública el jueves, se refiere a delitos de fraude y evasión fiscal y ocultamiento de cuentas bancarias en el exterior. Manafort y Gates habían sido inculpados de delitos similares a finales de octubre.

- Manafort continúa declarándose inocente -

La investigación de Mueller, que comenzó en mayo pasado, estrechó el lazo en las últimas semanas.

La semana pasada acusó formalmente a 13 rusos de estar detrás de la operación apoyada por el Kremlin para difundir información falsa e interferir en la presidencial estadounidense de 2016 a través de redes sociales.

El martes, Muller también acusó de falso testimonio al abogado Alex Van Der Zwaan, del bufete Skadden Arps con sede en Londres, de mentir al FBI sobre sus comunicaciones con Gates. El abogado se declaró culpable.

Por el contrario, Manafort se mantenía desafiante el viernes, negándose a alcanzar un acuerdo.

"A pesar de la declaración de hoy de Rick Gates, yo continúo afirmando mi inocencia", declaró Manafort en comunicado.

"Deseaba y esperaba que mi colega de negocios tuviera la fortaleza de continuar la batalla para probar nuestra inocencia... Esto no altera mi compromiso para defenderme contra las falsedades acumuladas en las acusaciones contra mí".

En una carta dirigida a familiares y amigos hecha pública por algunos medios estadounidenses, Gates afirma que había planeada defenderse pero cambió de idea, y está dispuesto a aceptar la "humillación pública" para no afectar a sus hijos. "Ayudaré más a mi familia saliendo de este proceso", escribió.

Manafort y Gates son acusados de haber montado un complejo sistema que les permitía evitar declarar ante el fisco estadounidense una parte de sus millonarias ganancias.

Más de 75 millones de dólares en pagos fueron puestos en cuentas offshore y los dos imputados son sospechosos de haber blanqueado más de 30 millones de dólares.

Paul Manafort dirigió entre junio y agosto de 2016 el equipo de campaña de Trump, pero fue despedido cuando se reveló su cercanía con los intereses rusos en Ucrania.

Ambos imputados fueron dejados en libertad, pero están bajo estricto control judicial.

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo