AFP internacional

Susan Rice, vista aquí en 2016 en Washington, cuando ungía como asesora de seguridad nacional del presidente Barack Obama desde 2013

(afp_tickers)

La exasesora de seguridad de la Casa Blanca, Susan Rice, negó categóricamenteel martes haber recurrido a archivos oficiales de inteligencia para obtener información política contra el presidente entrante de Estados Unidos Donald Trump.

Mientras los republicanos intentan desviar la atención pública a las acusaciones no probadas de que la administración de Barack Obama espió a Trump, Rice dijo que sus últimos meses en la Casa Blanca se centraron en la interferencia de Rusia en la elección que llevó al poder a Trump.

"La acusación es que de alguna manera los funcionarios del gobierno de Obama utilizaron la inteligencia para propósitos políticos. Eso es absolutamente falso", dijo a la cadena de televisión MSNBC.

Más temprano, Trump retuiteó un reporte que alega que Rice ordenó la compilación de un informe donde se detallaban las conversaciones telefónicas entre asesores de Trump y funcionarios extranjeros, que fueron interceptadas por las agencias de inteligencia de Estados Unidos.

En tanto, el lunes, dos informes -sin evidencia que los respalde- señalan que Rice ayudó a revelar la identidad de los funcionarios de Trump, cuyas comunicaciones fueron rastreadas.

Rice aseguró que Obama ordenó una amplia investigación sobre cómo Rusia pudo interferir en las elecciones de 2016, y admitió que eso pudo originar que las comunicaciones de los asesores de Trump fueran recogidas y leídas por la inteligencia estadounidense.

"Desde el principio de agosto hasta el final de la administración (el 20 de enero) oímos cada vez más información sobre la injerencia de Rusia en nuestro proceso electoral, lo cual fue motivo de gran preocupación", dijo.

"Hubo un ritmo de informes que se aceleró a medida que la comunidad de inteligencia obtuvo más y más información sobre eso", agregó.

Trump, que califica a la interferencia de Moscú en las elecciones como una "noticia falsa", quiere que las investigaciones del FBI y del Congreso apunten a las demandas de que Obama lo espió.

Mientras los republicanos insisten en ello, Rice y los demócratas afirman que la cuestión clave sigue siendo lo que Rusia hizo y si hubo alguna colusión con el equipo de Trump.

Devin Nunes, presidente del Comité de Inteligencia de la Cámara de Representantes que investiga el escándalo de Rusia, ha tratado de llamar la atención sobre cómo la administración Obama utilizó los informes de inteligencia.

"En este momento, hay una nube que se arremolina sobre la Casa Blanca", dijo Eric Swalwell, miembro demócrata del comité de Nunes. "No nos detendremos hasta que averigüemos qué pasó", agregó.

AFP

 AFP internacional