Una multitud de parientes enterró el jueves, en una emotiva ceremonia, a los primeros de los 39 vietnamitas encontrados muertos en un camión en el Reino Unido el mes pasado.

Los restos llegaron a Vietnam desde Londres en un vuelo comercial el miércoles, poniendo fin a la triste espera de sus familias, ansiosas por recuperar los cuerpos de sus hijos.

Los 31 hombres y ocho mujeres encontrados muertos en un remolque refrigerado en Essex, el mes pasado, eran vietnamitas, muchos de pequeños pueblos del centro de Vietnam.

El jueves, bajo un cielo lluvioso, decenas de familiares y aldeanos se reunieron para despedir a Hoang Van Tiep, de 18 años, y Nguyen Van Hung, de 33 años, dos primos que murieron en el camión, originarios del centro de la provincia de Nghe An.

"Nunca asistí a un funeral tan grande como este. Es un día triste para todos nosotros", comentó una vecina, Hoang Thi Mai, con los ojos húmedos de lágrimas.

"Espero que sean felices en el cielo", añadió, mientras los ataúdes, adornados con flores, eran transportados en una larga procesión a un cementerio en el distrito de Dien Chau.

Las familias de las víctimas esperaron semanas para recuperar los restos de sus seres queridos, y tuvieron que pedir préstamos para repatriar las cenizas (1.800 dólares) o los cuerpos (2.900 dólares). Muchos parientes optaron por la segunda opción para poder dar a sus hijos entierros tradicionales, ya que la cremación es rara en las zonas rurales de Vietnam.

-Señal de advertencia-

La tragedia puso en evidencia los peligros de la migración ilegal al Reino Unido, objetivo de numeros vietnamitas que parten a la búsqueda de una vida mejor.

La mayoría de las víctimas encontradas en el camión, el 23 de octubre, eran de Vietnam central, incitados a dejar su país por la falta de oportunidades y ayudados por una importante red de contrabando de personas.

Algunas familias explicaron a la AFP que habían pedido prestado decenas de miles de dólares para enviar a sus hijos a Europa. Y gastaron varios miles más para reservar un lugar en el camión, presentado por los traficantes como "la ruta más segura hacia el Reino Unido", donde muchos vietnamitas terminan trabajando ilegalmente.

Durante el funeral de Hung y Tiep, el sacerdote Phan Sy Phuong dijo que la tragedia es "una lección". Sus muertes pueden ser una advertencia para todos los jóvenes que, debido a la pobreza, piensan que tienen que abandonar su patria", afirmó ante la multitud. "La muerte de estas 39 personas puede salvar la vida de muchas otras", añadió.

La mayoría de las víctimas procedían de un puñado de provincias centrales de Vietnam, donde los ingresos están por debajo del promedio nacional y muchas personas trabajan como pescadores, agricultores o trabajadores en fábricas.

Diez de las víctimas procedían de la provincia de Ha Tinh, donde un enorme vertedero tóxico, en 2016, mató toneladas de pescado, diezmando los medios de subsistencia y provocando un aumento de la migración ilegal, según los expertos.

Vietnam detuvo al menos a 10 personas en relación con la tragedia del contrabando de personas, aunque ninguna fue acusada formalmente.

Varias personas también fueron detenidas en el Reino Unido, incluyendo el conductor del camión, de 25 años, Maurice Robinson.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


Instagram

Síganos en Instagram

Síganos en Instagram

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes