Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

La muerte de Kian Delos Santos, de 17 años, la semana pasada, desató unas inusuales protestas contra la controvertida pero popular campaña del presidente Duterte para erradicar las drogas en Filipinas

(afp_tickers)

Miles de filipinos reclamaron este sábado el final de las ejecuciones extrajudiciales durante el funeral de un joven abatido por la policía, que se convirtió en la mayor manifestación hasta el momento contra la guerra antidroga promovida por el presidente Rodrigo Duterte.

La muerte de Kian Delos Santos, de 17 años, la semana pasada desató unas inusuales protestas contra la controvertida pero popular campaña de Duterte para erradicar las drogas en Filipinas.

Para los manifestantes, la muerte del joven evidencia las repetidas violaciones de los derechos humanos perpetradas por la policía.

Desde que Duterte llegó al poder hace 14 meses, la policía afirma haber matado a 3.500 personas en operaciones antidrogas. Otras miles murieron en crímenes vinculados a la droga en circunstancias poco claras.

El presidente y su política contra el narcotráfico gozan del respaldo de una amplia mayoría de los filipinos, cansados de la alta criminalidad en el país y de su lento sistema judicial, según varias encuestas nacionales.

Pero la muerte de Delos Santos, hijo de un vendedor ambulante y de una limpiadora inmigrante, copó las portadas de todos los medios de comunicación e indignó a la población.

"Vamos a continuar este combate. Lo que le pasó es tan injusto", declaró a la AFP su prima de 21 años, Jhai Delos Santos, presente en la protesta.

"Nosotros también tenemos derechos. No pueden hacer una guerra antidrogas contra personas que no tienen antecedentes relacionados con las drogas y no toman drogas", dijo, añadiendo que el padre y el abuelo del adolescente recibieron amenazas de muerte en los últimos días.

Según la policía, el joven era un narcotraficante y le disparó a la policía durante su arresto. Sin embargo, en las imágenes de videovigilancia se ve cómo dos policías arrastran a un hombre desarmado antes de matarlo.

Los participantes a la manifestación recorrieron lentamente unas calles estrechas. La mayoría llevaba cintas negras en señal de luto y sujetaba pancartas con lemas como "Justicia para Kian" o "Basta de asesinatos de pobres".

El cortejo se detuvo brevemente ante la oficina de los tres policías que detuvieron al adolescente, que fueron suspendidos a raíz de su actuación.

Una autopsia de la policía reveló que Kian Delos Santos recibió dos balas en la cabeza mientras yacía en el suelo.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP