Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El fiscal general de Brasil, Deltan Dallagnol, coordinador de la fuerza de trabajo en el caso anticorrupción "Lava Jato" (Lavadero de Autos), habla durante una conferencia de prensa en Curitiba, Brasil, el 6 de mayo de 2016.

(afp_tickers)

La confesión masiva de exejecutivos de Odebrecht implicados en la red de sobornos de Petrobras pondrá en la mira de la justicia a centenares de miembros de la élite política y empresarial de Brasil, dijo este jueves a la AFP Deltan Dallagnol, fiscal a cargo del caso.

La "Operación Lava Jato" (lavadero de autos) ya generó acusaciones contra 259 personas, muchos "príncipes de la política y del empresariado" -según los definió el joven fiscal de 37 años- y tiene en la mira a varios centenares más.

Pero la miríada de pruebas aportadas por la delación de 77 exintegrantes del grupo de ingeniería Odebrecht, que jugó un papel central en el escándalo, abrirá una nueva ola de investigaciones que podrían volver a sacudir al gigante sudamericano.

"La perspectiva es que la operación se duplique (...) la colaboración de Odebrecht y de varios de sus ejecutivos aportará pruebas que pueden continuar en Curitiba, pero que muy probablemente se esparcirán por todo Brasil como vástagos de la operación", dijo Dallagnol en una entrevista con la AFP en Curitiba.

De esa ciudad meridional, capital del estado de Paraná, salen las acusaciones de Dallagnol y las sentencias del juez de primera instancia Sergio Moro, que desde 2014 pusieron a temblar a intocables en Brasil.

Las revelaciones del caso destaparon casos de corrupción en más de diez países, entre ellos Perú, Venezuela, Argentina, Panamá, Guatemala, Estados Unidos y Suiza.

El fiscal que dirige el equipo que echó luz sobre el esquema de desvío de fondos públicos desde la petrolera estatal admitió que los investigadores quedaron estupefactos ante la sofisticación de la maquinaria montada por Odebrecht, en el apodado "departamento de sobornos".

"Quedamos sorprendidos, porque una cosa es saber a partir de estudios internacionales que la corrupción en Brasil está enraizada, es sistémica y voluminosa, y otra cosa es ver al monstruo a los ojos", dijo Dallagnol.

- La mayor de la historia -

La "Operación Lava Jato" corrió el velo a un sistema que drenó más de 6.000 millones de reales de Petrobras (casi 2.000 millones de dólares) y causó un perjuicio total de unos 13.200 millones de dólares, según datos de la fiscalía.

Considerada la mayor investigación de corrupción de la historia de Brasil, y una de las principales a nivel global, "Lava Jato" denunció hasta ahora a 259 personas por delitos de cuello blanco y realizó 1.434 procedimientos.

Varias decenas de empresarios y políticos recibieron duras penas de cárcel, entre ellos el expresidente de Odebrecht, Marcelo Bahia Odebrecht, que purga una condena de más de 19 años.

La investigación podría dar ahora un salto cualitativo y cuantitativo con las "delaciones premiadas" de la constructora, cuya colaboración será recompensada con una rebaja de las condenas de los implicados.

"Estamos investigando millares de delitos multimillonarios practicados por centenas de personas", apuntó Dallagnol.

Las primeras esquirlas de Odebrecht rozaron al propio presidente Michel Temer, según trascendidos.

Un exvicepresidente de relaciones institucionales de la constructora, Claudio Melo Filho, afirmó que en 2014 la empresa donó 10 millones de reales (unos 4,2 millones de dólares al cambio promedio de ese año) para campañas del partido de centroderecha PMDB, dirigido por Temer.

El presidente negó los cargos.

El expresidente Luiz Inácio Lula da Silva, una referencia para la izquierda brasileña y latinoamericana, enfrenta varios juicios por el caso. El propio Dallagnol lo denunció como cerebro detrás del escándalo, en una presentación pública que le valió muchas críticas.

Su acusación fue vista como desproporcionada para las pruebas presentadas, pero el fiscal afirma que "el juez recibió la denuncia".

- Muerte y dudas -

El proceso se vio sacudido la semana pasada por la muerte del juez de la Corte Suprema que conducía los procesos de políticos con fueros privilegiados y que se aprestaba a convalidar la confesión de los 77 exejecutivos de Odebrecht.

La avioneta que trasladaba al magistrado Teori Zavaski se estrelló en las costas de Rio de Janeiro, sembrando dudas y sombras sobre el futuro de "Lava Jato" hasta que el Supremo Tribunal Federal (STF) decida quién asumirá la responsabilidad de la causa y quién sustituirá al difunto.

"El juez de 'Lava Jato' puede determinar los rumbos de toda la operación. Su mentalidad, su forma de pensar, su visión del mundo y del derecho pueden determinar el éxito o el naufragio de la operación. Especialmente, el juez que sea el relator del caso en el STF", dijo Dallagnol.

Zavascki también era responsable de velar por el cumplimiento del derecho de defensa en tribunales inferiores, que han sido criticados por el supuesto abuso de las prisiones preventivas o por coaccionar a investigados para que confiesen sus delitos.

El principal blanco de esas criticas ha sido el juez Moro, considerado sin embargo por muchos brasileños como un ícono de la lucha contra la corrupción.

AFP