Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El precandidato presidencial republicano Donald Trump ofrece una rueda de prensa el 5 de marzo de 2016 en West Palm Beach, Florida (EEUU)

(afp_tickers)

El estado clave de Florida se prepara para unas primarias que pueden definir la carrera hacia la Casa Blanca: Marco Rubio se juega su continuidad en la liza electoral frente a Donald Trump, entre los republicanos, mientras la demócrata Hillary Clinton busca un empujón definitivo hacia las presidenciales de noviembre.

Las primarias en Florida, el 15 de marzo, podrían ser decisivas sobre todo para los aspirantes republicanos, ya que será el primer estado que repartirá todos sus delegados (99) al ganador, a diferencia del reparto proporcional en la veintena de estados que ya se han pronunciado.

Una derrota de Marco Rubio, el senador por Florida nacido hace 44 años en Miami de padres cubanos que vio gran parte de su meteórico ascenso político en el estado, sería un tropiezo del que le sería casi imposible recuperarse, sostienen varios analistas. "Creo que si Rubio no gana, queda fuera de la competencia, es el todo o nada en su caso", indicó a la AFP Lance Dehaven-Smith, profesor de Ciencias Políticas de la Florida State University en Tallahassee, capital de Florida.

Las encuestas no auguran nada bueno a Rubio: con un 27%, marcha muy por detrás del magnate Donald Trump, con un 43% en este estado del sureste de Estados Unidos, aunque por delante del senador ultraconservador Ted Cruz (13,5%) y del gobernador de Ohio, John Kasich (8,8%), según un promedio de sondeos del portal de internet RealClearPolitics.com.

- Votar a ganador -

La diversa población de Florida, donde viven muchas personas que han llegado de otras partes del país y además con importantes minorías hispana y negra, tiende a votar en línea con el resto del país, según los analistas, lo que en este caso favorece a Trump, que lleva el liderazgo entre los republicanos tras cinco semanas de primarias.

Y Rubio ha tenido un desempeño muy deslucido, con apenas dos victorias, una en Minnesota y la otra, en Puerto Rico, donde los habitantes no votan en las presidenciales pero sí en las primarias. Por encima de él está el senador Cruz, que ha obtenido seis triunfos y se ha delineado como la alternativa más viable a Trump, resistido por las élites del partido.

"Será muy cuesta arriba (para Rubio), porque muchos votantes de mayor edad piensan que Rubio es muy joven y que tiene todavía mucho camino por recorrer y por supuesto está la comunidad hispana, donde hay una natural fricción entre los cubanos y los de otros orígenes", indicó Susan MacManus, profesora de la University of South Florida en Tampa.

Una de las incógnitas que queda por resolver es si Jeb Bush, el exgobernador de Florida que se retiró en febrero, respaldará a algún candidato, dijo MacManus. Su apoyo podría darle un fuerte empujón a Rubio, su antiguo pupilo pero de quién se alejó tras unos agrios intercambios en las primarias.

- Mitines y debates -

La importancia de Florida, considerado un estado 'bisagra' -que en las presidenciales puede inclinarse tanto por los demócratas como por los republicanos- y el tercero más populoso del país, quedó en evidencia desde el 'supermartes' del 1 de marzo, cuando Rubio, Trump y Clinton ofrecieron sus palabras al cierre de la importante jornada en este estado.

Ahora, los candidatos han comenzado a dedicar recursos y tiempo al estado, que verá una serie de mítines que recorrerán su territorio, desde el norte, más conservador, hasta el sur, que suele ser más demócrata. Todos convergerán en Miami, para participar en un debate demócrata el miércoles y otro republicano el jueves.

Entre los demócratas, la composición demográfica del estado, con un cuarto de la población hispana y más de un 16% negra, puede favorecer a Clinton, que de todas maneras lleva la delantera en las encuestas con un 57% de las adhesiones, contra un 32,8% para su rival Bernie Sanders. Una victoria solidificaría la delantera de la exsecretaria de Estado frente al senador de Vermont. En juego están 214 delegados, que a diferencia de los republicanos, se reparten de forma proporcional.

Se estima que unos 3 millones de los casi 12 millones de votantes registrados en Florida (4,2 registrados como republicanos, 4,5 millones demócratas y casi 3 millones independientes) participarán en las primarias del estado, donde los electores tienen permitido sufragar por correo o anticipadamente, lo que ya están haciendo.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP