Navigation

Francia agrava la condena al hijo del líder de Guinea Ecuatorial por "bienes mal habidos"

Teodorín Obiang Nguema, hijo del presidente de Guinea Ecuatorial, el 24 de enero de 2012 en Mbini-Rio Benito afp_tickers
Este contenido fue publicado el 10 febrero 2020 - 15:46
(AFP)

La corte de apelación de París confirmó este lunes la condena a tres años de cárcel en suspenso por corrupción contra el hijo del presidente de Guinea Ecuatorial y vicepresidente del país, Teodorín Obiang, y le ordenó pagar una multa de 30 millones de euros.

Los magistrados confirmaron también la confiscación de todos los bienes incautados de Teodorín Obiang, incluyendo una suntuosa mansión en la Avenida Foch de París, una de las más exclusivas de la capital francesas.

La corte agravó la condena pronunciada en primera instancia en 2017 cuando le condenó a la misma pena de cárcel y a una multa en suspenso.

El hijo del presidente Teodoro Obiang Nguema no compareció en su juicio de apelación, que se celebró en diciembre, ni en el de primera instancia en junio de 2017.

Teodorín Obiang, de 50 años, fue condenado por blanqueo de capitales, desvío de fondos públicos y abuso de confianza.

Una investigación reveló que se había constituido en Francia un patrimonio descomunal que incluía una mansión de 4.000 m2 en la prestigiosa avenida Foch, vehículos Rolls-Royce y Bugatti, y obras de arte de la colección Yves Saint Laurent-Pierre Bergé.

Sus suntuosos gastos en Francia, que incluían además la compra de trajes de lujo, fiestas majestuosas y viajes en jets privados, estaban muy alejados del día a día de Guinea Ecuatorial, en donde más de la mitad de sus habitantes viven por debajo del umbral de pobreza.

Este caso salió a la luz en 2010 en Francia tras denuncias de las asociaciones Sherpa y Transparencia Internacional sobre la compra de bienes lujosos por parte de varios responsables africanos.

La condena contra Obiang fue la primera contra un dirigente africano en el caso conocido como el de "bienes mal habidos".

Durante su juicio, la defensa de Obiang denunció la "injerencia" de Francia en "los asuntos de un Estado soberano".

Teorodín no había cumplido aún los 30 años cuando su padre lo nombró ministro de Bosques. Fue en esa época en la que su país se enriqueció gracias al petróleo. Unos años después lo nombró vicepresidente.

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.