Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Un caza Rafale despega a bordo del portaaviones francés Charles de Gaulle el 29 de septiembre de 2016 en el mar Mediterráneo

(afp_tickers)

Aviones de combate despegaron este viernes del portaaviones francés 'Charles de Gaulle' como parte de los preparativos de la coalición internacional para la reconquista de Mosul, último bastión del grupo yihadista Estado Islámico (EI) en Irak.

El Estado Islámico conquistó en 2014 amplias zonas del territorio iraquí al norte y al oeste de la capital, Bagdad. Mosul, la segunda ciudad de Irak, se convirtió en su principal feudo.

Las tropas iraquíes, que han logrado reconquistar grandes partes de estos territorios en los últimos dos años, se preparan para retomar esta ciudad del norte del país, con el apoyo de la coalición internacional, que moviliza cada vez más medios antes del inicio de esta batalla clave.

El navío de guerra francés es uno de los medios puestos al servicio de esta coalición. Ocho cazas de tipo Rafale despegaron este viernes por la mañana del buque desplegado en el Mediterráneo oriental, constató un periodista de la AFP desde la cubierta.

No se comunicó ningún detalle sobre el objetivo de la misión. Estos aparatos pueden realizar bombardeos o tareas de reconocimiento, en Irak o en Siria.

"No es el inicio de la batalla de Mosul, es la continuación de las operaciones de apoyo que proporcionamos en el marco de la coalición (...). Pronto comenzará la acción mayor, pero no hoy", declaró este viernes el ministro de Defensa francés, Jean-Yves Le Drian.

Esta es la tercera vez que el portaaviones 'Charles de Gaulle' participa en operativos de la coalición internacional anti-EI, dirigida por EEUU desde febrero de 2015. Será su último despliegue antes de un cese técnico de 18 meses a principios de 2017.

El 'Charles de Gaulle', que tiene a su bordo 24 aviones de tipo Rafale, dos aviones Hawkeye y cuatro helicópteros, salió del puerto de Tolón el pasado 20 de septiembre.

Con el aporte de este portaaviones se triplica la capacidad de ataque por aire de Francia en la región, en donde 12 cazas Rafale ya están estacionados en Jordania y en Emiratos Árabes Unidos.

Francia contribuye en un 5% al total de los bombardeos de la coalición (15.310) desde el verano de 2014, muy por detrás de Estados Unidos (cerca del 80%).

El despliegue del 'Charles de Gaulle', previsto hasta finales de octubre, "reforzará nuestras capacidades de inteligencia" y "mejorará la información de las fuerzas que retomarán el territorio de Mosul", señaló este verano Le Drian.

- Refuerzos estadounidenses -

La ofensiva en Mosul podría comenzar en octubre, según varios responsables occidentales. El objetivo es reconquistar la ciudad antes de finales de año.

De acuerdo a las últimas estimaciones del Pentágono, habría en Mosul entre 3.000 y 4.500 combatientes del EI.

Estados Unidos posiciona también sus piezas antes del asalto final. Su presidente, Barack Obama, autorizó el miércoles el envío de cerca de 600 soldados adicionales que se suman a los 4.600 militares ya presentes en el país.

"Estas tropas tendrán fundamentalmente la tarea de apoyar a las fuerzas iraquíes y a las tropas peshmergas (kurdas) en las operaciones para aislar y romper el control del EI sobre Mosul", informó el miércoles el secretario de Defensa estadounidense, Ashton Carter.

Del lado francés, cerca de 500 soldados están ya desplegados en Irak. Además, el ejército francés acaba de desplegar cuatro cañones Caesar de un alcance de 40 kilómetros, en la base aérea de Qayyarah, a 65 kilómetros de Mosul, retomada de manos de los yihadistas en agosto.

El objetivo, según el ministro de Defensa francés, es "contribuir a las maniobras de asedio de la ciudad". Además del aspecto militar, la batalla de Mosul representa un desafío humanitario en el cual la ONU ya está trabajando.

"Más de un millón de personas podrían ser desplazadas en la próxima ofensiva. Estimamos que al menos 700.000 personas necesitarán ayuda, refugio, alimentos y agua", señaló el jueves el representante del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) en Irak, Bruno Geddo.

ACNUR ya comenzó a construir campamentos para prepararse a estos desplazamientos masivos, pero hacen falta terrenos, medios y tiempo para construir otros.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP