Navigation

Francia dice que las políticas de la zona euro "no son eficaces"

El presidente Francois Hollande (i) y el primer ministro Manuel Valls (d) encabezan el 31 de julio una sesión del gabinete francés de gobierno en Paris afp_tickers
Este contenido fue publicado el 01 agosto 2014 - 14:56
(AFP)

El primer ministro francés, Manuel Valls, afirmó el viernes que "las políticas económicas de la zona euro no son eficaces" frente a un crecimiento y una inflación menores de lo previsto, y advirtió del riesgo "real" de deflación.

Valls, que habló al terminar una reunión del gobierno francés en el palacio presidencial del Elíseo, constató que hay una "cierta toma de conciencia en cuanto a las expectativas de los pueblos en materia de crecimiento y de empleo", pero señaló que la misma sólo se refleja "lamentablemente en una terrible lentitud en los actos".

Lamentó en particular "la ausencia de política de cambio" y el hecho de que el Banco Central Europeo (BCE) sea "impotente" frente a la débil inflación.

Valls hace esta crítica en momentos en que la nueva Comisión Europea se está formando y que hay todavía incertidumbre respecto al puesto que será atribuido al enviado de Francia en Bruselas, el exministro de Economía y Finanzas Pierre Moscovici.

Desde hace varios meses, París no había manifestado críticas directas a la política europea. Según todos los economistas y la propia Comisión, Francia tendrá grandes dificultades para reducir el año próximo, como está previsto, su déficit público a 3% del producto interno bruto.

Pero el gobierno francés, enfrentado a un crecimiento menor de lo previsto, parece decidido a volver al ataque, particularmente respecto al BCE, cuyas iniciativas para reanimar la actividad económica había no obstante saludado.

- Francia con Italia -

Francia espera contar para ello con el apoyo de Italia, que acaba de asumir por seis meses la presidencia de la Unión Europea.

El primer ministro francés dirigió también en su discurso un mensaje a Alemania, gran partidaria de la disciplina presupuestaria.

"No se trata de pedir algo a los europeos" sobre la trayectoria presupuestaria de Francia, dijo, recalcando al mismo tiempo que su país ha hecho ya un "esfuerzo colosal" de recortes, de 50.000 millones de euros.

"Yo me niego a anunciar un esfuerzo suplementario", afirmó, dando a entender que Francia no hará más esfuerzos para volver a toda costa al 3% de déficit, umbral impuesto por los tratados europeos.

Recordó que "a principios de los años 2000, Francia y Alemania habían pedido un aplazamiento" de ese objetivo.

Por otra parte, el primer ministro estimó que la desocupación en Francia ha "alcanzado un nivel totalmente insoportable".

A fines de junio, el país tenía casi 3,4 millones de desocupados.

Valls evocó además "la carestía de la vida", los problemas de vivienda y la preocupación de los franceses "por su porvenir y el de sus hijos".

Existe "una crisis de confianza que debemos frenar

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.