Francia lanzó el jueves la privatización partial de su lotería nacional, que comenzará a cotizar en la bolsa a finales de mes, una operación con la que el gobierno espera ingresar cerca de 2.000 millones de euros a las arcas del Estado.

La venta de hasta el 52% del capital de la Française des Jeux (FDJ), la segunda mayor lotería europea y la cuarta mundial, forma parte de las privatizaciones prometidas por el presidente Emmanuel Macron para revitalizar la economía francesa.

El Estado, que fijó el precio por acción a entre 16,50 y 19,90 euros, podía recarbar entre 1.600 y 1.900 millones de euros con esta operación, según un cálculo realizado por la AFP.

Un tercio de las acciones de la empresa se han reservado para los inversionistas particulares, a los que se les ofrece un descuento del 2%.

"Es una oportunidad para los franceses de diversificar sus acciones en un momento en que los tipos de interés son bajos", dijo el ministro de Finanzas Bruno Le Maire en una conferencia de prensa en la sede de la empresa en París.

El gobierno de Emmanuel Macron se ha comprometido a privatizar parcialmente varias entidades, entre ellas el operador de aeropuertos ADP y el gigante de la energía Engie, para alimentar un fondo destinado a impulsar la innovación tecnológica.

La FDJ, creada en 1993, sucedió a una lotería nacional fundada en 1933 para ayudar a los veteranos de la Primera Guerra Mundial.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


Instagram

Síganos en Instagram

Síganos en Instagram

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes