Las cinco mayores compañías petroleras privadas del mundo, o representantes suyos, gastaron más de 250 millones de euros desde 2010 en acciones de cabildeo ante la Unión Europea, afirmaron este jueves oenegés de defensa del medio ambiente.

Las empresas BP, Chevron, ExxonMobil, Shell y Total y organizaciones del sector de las energías fósiles mantuvieron, al menos, 327 reuniones con responsables de la Comisión Europea desde que Jean-Claude Juncker asumió la presidencia de la institución en 2014, es decir, más de una por semana, según la fuente.

Las cifras fueron facilitadas en un estudio de las oenegés Corporate Europe Observatory, Food and Water Europe, Friends of the Earth Europe y Greenpeace UE, basadas en una compilación de las declaraciones de las empresas y en el "registro de transparencia" que recoge las intervenciones de los grupos de interés y de presión ante las instituciones europeas.

Según el informe, los cinco gigantes declararon haber gastado en estas acciones 123,3 millones de euros en el periodo 2010-2018, mientras que los grupos que representan al sector dedicaron 128 millones en el mismo tiempo.

"Esto se enmarca en una actitud crónica de la industria de las energías fósiles, que hace de todo para retrasar, debilitar o entorpecer las acciones, sin embargo tan necesarias, a favor del clima", comentó a la AFP Pascoe Sabido, de Corporate Europe Observatory.

En general, se considera que la Unión Europea está a la vanguardia en acciones contra el cambio climático pero algunos activistas ecologistas dijeron, preocupados, que sus miembros no hacen lo suficiente, sobre todo para limitar el uso de las energías fósiles y así alcanzar el objetivo del acuerdo de París: limitar la subida de la temperatura a "mucho menos de 2 ºC" respecto a la de la era preindustrial.

En este sentido, citan importantes proyectos de gasoductos, y la oenegé Global Witness estimó en abril que las grandes empresas de hidrocarburos tenían previsto invertir 5 billones de dólares en proyectos a largo plazo, algo que se sitúa "en las antípodas" del acuerdo de París sobre el clima.

Una portavoz de Total declaró a la AFP que las cifras publicadas el jueves "no reflejan en absoluto" los gastos del grupo en acciones de cabildeo.

- Cortafuegos -

Un vocero de ExxonMobil indicó, por su parte, que la empresa actúa "completamente conforme a las exigencias del registro de transparencia de la UE". "ExxonMobil cree que los riesgos que plantea el cambio climático requieren de acciones y que hará falta un compromiso de todos -industria, gobiernos y consumidores- para realizar avances significativos", agregó.

Por otro lado, una portavoz de Shell "rechazó firmemente" el punto de vista de las oenegés, y aseguró que "somos perfectamente claros en nuestro apoyo al acuerdo de París".

BP y Chevron no hicieron declaraciones al respecto.

Las oenegés autoras del informe reclamaron la creación de un "cortafuegos" para mantener alejados a los representantes de la industria de las energías fósiles de los responsables europeos.

"Actuar contra la emergencia climática significa dejar bajo tierra la gran mayoría de reservas de energías fósiles, lo que no es compatible con los planes de esas compañías, que aumentarán masivamente su producción en los próximos 10 o 20 años", defendió Pascoe Sabido, de Corporate Europe Observatory.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


Instagram

Síganos en Instagram

Síganos en Instagram

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes