Navigation

Grecia expresa su "descontento" por el endurecimiento de controles migratorios

El primer ministro griego, Alexis Tsipras, a su llegada a una cena de trabajo con sus pares de la Unión Europea (UE), en Bruselas el 19 de febrero de 2016 afp_tickers
Este contenido fue publicado el 23 febrero 2016 - 14:00
(AFP)

El primer ministro griego, Alexis Tsipras, expresó este martes su "descontento" por la "incapacidad" de la UE para impedir que los países de la ruta de los Balcanes refuercen sus controles migratorios.

En una conversación con su par holandés, Mark Rutte, cuyo país ejerce la presidencia rotativa de la UE, Tsipras dijo que este endurecimiento del control de los flujos migratorios va en contra "de lo que se decidió por unanimidad durante la cumbre europea" de la semana pasada, anunció la oficina del jefe de Gobierno griego.

Por su parte, la Comisión Europea y la presidencia de turno de la UE se declararon este martes "preocupadas" ante la situación en la ruta migratoria de los Balcanes y dijeron temer una posible "crisis humanitaria" en algunos países como Grecia.

"Estamos preocupados por los acontecimientos a lo largo de la ruta de los Balcanes y la crisis humanitaria que podría producirse en algunos países, en particular en Grecia", escribieron el comisario encargado de las Migraciones, Dimitris Avramopoulos, y el ministro holandés que se ocupa de esta cuestión, Klaas Dijkhoff, en un comunicado conjunto.

Desde el domingo, Macedonia se niega a dejar pasar por su territorio a los afganos provenientes de Grecia y que buscan llegar al norte de Europa.

Esta decisión, a la que se añade un mayor control de los exiliados que aún pueden entrar a Macedonia (iraquíes y sirios), puede dejar bloqueadas a miles de personas provenientes de Turquía en Grecia.

Según las autoridades griegas, este endurecimiento de los controles resulta de una decisión conjunta tomada el 18 de febrero en Zagreb por la policía de los países de la ruta de los Balcanes (Serbia, Croacia, Eslovenia, Macedonia y Austria).

"Entendemos la presión a la que se enfrentan diferentes países concernidos", dijeron Avramopoulos y Dijkhoff, quienes dicen estar en "contacto permanente" con todos los países de la región para seguir "de cerca" la evolución de la situación en los países fronterizos.

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo