Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Una niña y su hermano pequeño esperando en un centro de recepción de migrantes y refugiados en Schisto, cerca de Atenas, donde 1.300 migrantes, la mayoría afganos, permanecen sin ser alojados de forma permanente, el 25 de febrero de 2016

(afp_tickers)

Grecia llamó este jueves a consultas a su embajadora en Austria por los desacuerdos entre ambos países sobre la gestión de la llegada masiva de migrantes, según un comunicado del Gobierno.

"En virtud de una decisión del ministro griego de Relaciones Exteriores, Nikos Kotzias, la embajadora de Grecia en Viena, fue llamada a consultas para conservar las buenas relaciones entre los países y los pueblos de Grecia y Austria", indica el texto.

Grecia no aceptará convertirse "el Líbano de Europa" declaró además este jueves el ministro griego de Política Migratoria, Yannis Mouzalas, al llegar a Bruselas, donde participa en una reunión ministerial sobre la crisis de los migrantes en la Unión Europea. "Grecia no aceptará convertirse en el Líbano de Europa, un depósito de almas, aunque se dediquen fondos" europeos para eso, dijo Mouzales.

"Un gran número de participantes van a intentar discutir como enfrentar una crisis humanitaria que ellos mismos tienen la intención de crear", agregó el ministro griego. "Grecia no aceptará acciones unilaterales. Grecia también puede emprender acciones unilaterales", dijo Mouzalas.

Desde el inicio del año 2016, más de 120.000 migrantes llegaron a Grecia, en su mayoría provenientes de Turquía, según cifras de la Organización Internacional para la Migración (OIM). El Líbano por su parte enfrenta una llegada masiva de refugiados sirios, que ya representan al cuarto de la población del Líbano, que tiene cuatro millones de habitantes. Más de dos tercios de los refugiados sirios viven en el Líbano en una "extrema pobreza", según la ONU.

El martes, Grecia había protestado frente a Viena y la Unión Europea debido a refuerzo "unilateral" de los controles en las fronteras de los países de los Balcanes, lo que lleva a que los migrantes permanezcan en territorio griego.

En el puesto fronterizo de Idomeni, entre Grecia y Macedonia, 3.500 migrantes esperaban el jueves entrar en Macedonia, que redujo la cantidad de migrantes autorizados a entrar en su territorio.

Hasta este jueves al mediodía, sólo 100 personas habían sido autorizadas a entrar en Macedonia. El miércoles sólo 250 personas lograron cruzar de Grecia a Macedonia.

El primer ministro griego, Alexis Tsipras, amenazó el miércoles con rechazar cualquier acuerdo europeo si el peso de la crisis migratoria "no es repartido de manera proporcional" entre los países miembros de la Unión Europea (UE).

"Grecia no consentirá ningún acuerdo sin el reparto del peso y las responsabilidades (de la crisis migratoria) no se hace de manera proporcional" entre los países de la UE, afirmó Tsipras durante un debate parlamentario en Atenas.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP