Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Vendedores ambulantes palestinos utilizan luces alimentadas por baterías mientras venden maíz cocido durante un corte de energía en Gaza, de Cijorsdania, el 27 de abril de 2017.

(afp_tickers)

El suministro de electricidad se vio de nuevo perturbado este sábado en la franja de Gaza bajo control de Hamas y los dirigentes de este movimiento islamista acusaron a la Autoridad Palestina, en el poder en Cisjordania ocupada, de bloquear los pagos de carburante a Egipto.

Dos de los tres generadores de la única central eléctrica de Gaza no funcionan, debido a que "la Autoridad Palestina en Ramalá cesó todas las transacciones financieras por mediación de bancos palestinos para comprar carburante a Egipto", afirmó la Autoridad de la Electricidad de Hamas.

"Esto condujo al cese hace dos días de (las entregas de) carburante procedente de Egipto", agregó.

La Autoridad de la Energía de Gaza paga a Egipto por el carburante que recibe pero debe realizar las trasferencias a través de bancos palestinos situados en Cisjordania y regidos por las leyes de la Autoridad Palestina.

La empresa de distribución de electricidad confirmó que solo funcionaba un generador, que producía 23 megavatios de energía. Sumando las otras fuentes de energía esto significa que Gaza cuenta actualmente con un total de 93 megavatios por día.

Para cubrir las necesidades de la población palestina en la Franja de Gaza se necesitan más de 500 megavatios.

El presidente palestino Mahmud Abas, que dirige la Autoridad Palestina, buscó recientemente presionar a Hamas.

Su gobierno dejó de pagar por el suministro de energía a Gaza, llevando a Israel, principal proveedor de electricidad al enclave palestino, a reducir sus entregas.

Estas reducciones condujeron a una situación en la que el territorio, con dos millones de habitantes y afectado por una pobreza crónica, sólo tenía suministro eléctrico dos horas por día.

Egipto intervino entonces para abastecer carburante a la única central eléctrica de Gaza, pero esta ayuda provisional también se ve ahora amenazada.

Las entregas egipcias se inscriben en el marco de la mejora de relaciones entre El Cairo y Hamas.

El portavoz de la Autoridad Palestina, Tarek Rishmawi, reaccionó declarando a la AFP que "la principal razón de la degradación de la situación (en Gaza) es el rechazo por Hamas de la iniciativa de reconciliación, del presidente Mahamud Abas".

AFP