Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Restos de un vehículo quemado en una de las principales calles de la Cité des 3000, en la localidad francesa de Aulnay-sous-Bois, al norte de París, tras una nueva jornada de disturbios el 7 de febrero de 2017

(afp_tickers)

El presidente francés, François Hollande, visitó este martes en Aulnay-sous-Bois, al norte de París, al joven que presuntamente fue violado durante su arresto policial, un caso que desató tres noches de protestas en su localidad.

Hollande pasó media hora con Théo, la víctima de 22 años, y su familia en el hospital de Aulnay-sous-Bois, donde el joven recibe tratamiento tras sufrir heridas graves en su zona rectal durante un control de identidad practicado por la policía.

El presidente alabó la reacción "digna y responsable" del joven negro, "conocido por su comportamiento ejemplar".

La víctima pidió, por su parte, a los jóvenes que "no hicieran la guerra" y que "permanecieran unidos", y aseguró que confía en la justicia.

Aulnay-sous-Bois vivió tres noches consecutivas de disturbios a raíz del caso.

Tras los altercados de sábado y domingo, al menos 26 personas fueron detenidas la noche del lunes después de que varios vehículos fueron incendiados y comercios deteriorados.

Una fuente policial señaló que los agentes "se vieron acorralados y tuvieron que usar sus armas, pero dispararon al aire", explicó.

Théo afirma que uno de los policías lo sodomizó con una porra.

El agente en cuestión fue imputado por violación y tres de sus colegas por violencia. Los cuatro fueron suspendidos de sus funciones.

El alcalde de Aulnay-sous-Bois, Bruno Beschizza, pidió al Gobierno francés que mandara un "mensaje fuerte" a los habitantes de esta ciudad multiétnica para que supieran que "el Estado está con ellos, y no en contra de ellos".

Cientos de personas participaron el lunes por la noche en una marcha en apoyo al joven.

AFP