Navigation

HRW acusa a las fuerzas de seguridad de Burkina Faso de matar a 31 civiles

Un soldado de Burkina Faso patrulla por un distrito al norte del país, el 3 de febrero de 2020 en Dori afp_tickers
Este contenido fue publicado el 20 abril 2020 - 04:27
(AFP)

La organización defensora de los derechos humanos Human Rights Watch acusó este lunes a las fuerzas de seguridad de Burkina Faso de haber ejecutado a 31 civiles en Djibo, en el norte del país, "durante una parodia brutal de una operación antiterrorista" el 9 de abril.

"Las fuerzas de seguridad burkinesas aparentemente ejecutaron a 31 hombres durante una parodia brutal de una operación antiterrorista que podría constituir un crimen de guerra", declaró Corinne Dufka, directora de Human Rights Watch para África occidental, citada en el comunicado de la organización transmitido a la AFP.

La oenegé pide a las autoridades burkinesas que "abran inmediatamente una investigación imparcial sobre estos asesinatos y responsabilicen a los autores de sus acciones, independientemente del rango".

HRW y otras organizaciones ya denunciaron en el pasado actos violentos cometidos por las fuerzas de seguridad contra la población -que según las oenegés causaron cientos de muertos- bajo el pretexto de la lucha contra los grupos yihadistas que multiplican los ataques en el país desde hace cinco años.

Desde 2015 Burkina Faso, al igual que Malí y Níger, se enfrenta a una espiral de violencia de grupos yihadistas y a conflictos intercomunitarios que han causado más de 800 muertos y casi 860.000 desplazados.

Según la investigación de HRW en la ciudad de Djibo, una ciudad a 200 km al norte de la capital, Uagadugú, las fuerzas de seguridad atacaron exclusivamente a hombres de la comunidad fulani, una etnia seminómada entre la que los grupos islamistas reclutan miembros, según expertos.

"Según los habitantes, decenas de miembros de las fuerzas de seguridad estuvieron implicados en la operación del 9 de abril, que comenzó en torno a las 10 (hora local y GMT) con detenciones y terminó hacia las 13H30, cuando se escucharon varios disparos", explica HRW.

"Las víctimas fueron detenidas en varios barrios, cuando daban de beber al ganado, caminaban o estaban sentadas delante de sus casas", por militares que al parecer venían del campamento del Grupo de Fuerzas Antiterroristas de Djibo, una pequeña localidad de unos 20.000 habitantes en una región golpeada por los ataques yihadistas.

- 'Terrorífico' -

Los hombres detenidos "fueron subidos a una caravana de unos diez vehículos militares, entre ellos furgonetas, un coche blindado y motos".

"Los habitantes declararon que sobre las 16H00 fueron al lugar donde escucharon los disparos. Encontraron los cuerpos de 31 hombres que habían sido vistos por última vez bajo la custodia de las fuerzas de seguridad. Varios de ellos (...) estaban maniatados. Los lugareños dijeron que ninguno estaba armado", especifica HRW.

"Fueron asesinados a tiros, algunos destrozados por ráfagas hasta el punto de ser irreconocibles", según un testigo citado por HRW que dijo que había perdido a cinco familiares.

"Fue una escena terrorífica", "Sólo pude reconocer a mi hermano a partir de un fragmento de ropa", relató otro testigo.

Para su investigación, HRW "realizó entrevistas a 17 personas al tanto de los asesinatos del 9 de abril, incluidos 12 testigos de las detenciones y del entierro de los cuerpos", que "han elaborado una lista de las víctimas, todas ellas fulanis", también llamados peuls.

La oenegé precisó a la AFP que envió una copia del informe al gobierno burkinés.

Subequipadas y mal entrenadas, las fuerzas de seguridad de Burkina Faso, un país pobre de África occidental, no logran detener la espiral de violencia yihadista, a pesar de la ayuda de las fuerzas extranjeras, en particular de Francia, que está presente en el Sahel con 5.100 hombres como parte de la operación antiyihadista Barkhane.

La violencia yihadista, pero también los conflictos intercomunitarios, han causado 4.000 muertos en Malí, Níger y Burkina Faso en 2019, según la ONU.

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.