Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El candidato presidencial indio Ram Nath Kovind, de la comunidad 'dalit', pronuncia un discurso en Gandhinagar (India), el 15 de julio de 2017

(afp_tickers)

Los legisladores indios votaban este lunes para elegir al próximo presidente del país, que procederá de la casta más baja de India, los 'dalit' ("intocables"), en unos comicios que podrían reforzar la posición del primer ministro, Narendra Modi.

Una victoria del candidato de Modi, Ram Nath Kovind, un casi desconocido próximo al movimiento nacionalista hindú, consolidaría el control del hombre fuerte de India en el poder y le permitiría ganar puntos dentro de la comunidad 'dalit', de 200 millones de personas, de cara a las legislativas de 2019, a las que se presentará para un segundo mandato.

Por su parte, la oposición también presentó un candidato salido de los 'dalit', el exdiplomático Meira Kumar, para tratar de arrancarle potenciales electores a la formación de Modi.

Unos 4.900 legisladores de todo el país decidían el lunes quién será el próximo jefe del Estado, un cargo principalmente honorífico, que reemplazará al presidente saliente, Pranab Mukherjee.

A causa del peso del partido Bharatiya Janata Party (BJP, en el poder en Nueva Delhi) y de sus aliados en el colegio electoral, Kovind, un exabogado de 71 años, tiene muchas opciones de resultar elegido.

La víspera de las elecciones, Modi elogió en Twitter la atmósfera de "dignidad" en la que se había desarrollado la campaña.

La líder de la oposición, Sonia Gandhi, dijo que estos comicios eran un "choque de ideas" e instó a rechazar "la visión estrecha, divisiva y comunitarista" de India que, según ella, abandera el poder vigente.

- Matemáticas electorales -

Las castas altas han sido tradicionalmente el granero electoral del BJP pero los nacionalistas hindúes tratan de conseguir votos entre la comunidad 'dalit', marginada social y económicamente por estar considerada la más baja en la jerarquía de castas, para así intentar extender su base electoral.

Unos votos que han ganado importancia para Modi, que ya no puede contar con los votos de la comunidad musulmana (que son un 14% de la población india) debido a la crispación identitaria que ha emergido en el país bajo su mandato.

El voto de casta es un elemento vital en las matemáticas electorales indias, aunque a menudo se vea matizado por factores religiosos o regionales.

"Cualquier político querría el apoyo de ese bloque del 16% (de la población) para las elecciones", consideró Vimal Thorat, un militante 'dalit'.

Si bien la Constitución de India abolió oficialmente la discriminación por castas, esta sigue siendo siendo una realidad. Los 'dalits' suelen quedar relegados a oficios ingratos, como la limpieza de excrementos o la gestión de los cadáveres de animales, ya que están considerados "impuros".

Tanto si Kovind como Kumar resultan elegidos, el vendedor se convertirá en el segundo presidente 'dalit' de India después de K.R. Narayanan (1997-2002). El resultado de las elecciones será anunciado el jueves.

AFP