Navigation

Investigación sobre ataque químico en Siria enfrenta a EEUU y Rusia

Foto tomada el 4 de abril de 2017 muestra a un niño sirio inconsciente al recibir tratamiento en un hospital en Khan Sheikhun, una ciudad rebelde en la provincia noroccidental de Idlib, tras un supuesto ataque de fuerzas gubernamentales con gas tóxico. afp_tickers
Este contenido fue publicado el 18 octubre 2017 - 21:02
(AFP)

La renovación del mandato de los expertos que investigan el uso de armas químicas en Siria, que expira en noviembre, enfrentaba este miércoles a Estados Unidos y Rusia en la ONU.

El panel de expertos -formado por Naciones Unidas y la Organización para la Prohibición de Armas Químicas (OPAQ)- tiene previsto presentar el 26 de octubre su informe sobre el ataque con gas sarín en Jan Sheijun a principios de abril, y que dejó casi 90 muertos.

Rusia, aliado clave del presidente sirio Bashar al Asad, ha manifestado su intención de analizar primero el informe, antes de decidir si apoya extender un año más el mandato del Mecanismo Conjunto de Investigación de la ONU y la OPAQ, conocido como JIM.

La embajadora de Estados Unidos ante Naciones Unidas, Nikki Haley, dijo que este miércoles enviará un proyecto de resolución para que el Consejo de Seguridad vote sobre la renovación "lo antes posible".

"Los rusos han dejado claro que si el informe acusa a los sirios, no confiarán en el JIM. Si el informe no acusa a los sirios, entonces lo harán (...) No se puede trabajar así", lamentó la diplomática a la prensa.

Rusia puede optar por usar su derecho a veto para bloquear el proyecto de resolución y poner fin a la investigación.

"Sería una pena si Rusia decide tener una investigación en función de quién es el culpable", agregó Haley.

El secretario general de la ONU, Antonio Guterres, manifestó que el JIM es "una herramienta muy importante".

Estados Unidos, Francia y Reino Unido acusan a las fuerzas de Asad de perpetrar el 4 de abril el ataque con gas sarín en Jan Sheijun, una ciudad rebelde de la provincia de Idlib, en el que murieron al menos 87 personas, incluidos 30 niños.

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.