Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Una familia iraquí huye de los combates en la ciudad de Mosul el 3 de marzo de 2017

(afp_tickers)

El ministro iraquí de la Migración criticó este sábado los esfuerzos "insuficientes" de la ONU para ayudar a la población que huye de los combates en Mosul, en el norte del país.

Según él, más de 50.000 personas han abandonado la ciudad desde que las fuerzas iraquíes lanzaron, el 19 de febrero, una operación para expulsar al grupo yihadista Estado Islámico (EI) de los barrios occidentales, donde se atrincheraron sus combatientes tras perder el este de la localidad.

"Por desgracia, el trabajo de esas organizaciones (de la ONU) es claramente insuficiente", opinó Jasem Mohamed al Jaff en un comunicado.

"La ONU habla mucho, pero sus esfuerzos son escasos, a pesar de que dispone de grandes sumas de dinero", afirmó.

Naciones Unidas, que proporciona refugios, comida y ayuda a quienes huyen de Mosul desde el inicio de una amplia ofensiva para reconquistar el bastión yihadista en octubre, aseguró que trabajaba tan rápidamente como podía para apoyar a los desplazados.

"La primera prioridad de los humanitarios es garantizar en las estructuras de emergencia una capacidad suficiente para el número de civiles que huyen del oeste de Mosul", dijo Lise Grande, coordinador humanitaria de la ONU en Irak.

"En las últimas semanas, hemos trabajado para (...) construir esa capacidad y ahora redoblamos nuestros esfuerzos", insistió.

Más de 190.000 personas han abandonado la segunda ciudad del país a causa de los combates. El número de desplazados llegó a ser aún más importante, pero muchas personas han vuelto a sus casas en los últimos tiempos, según la Organización Internacional para las Migraciones.

El EI conquistó Mosul en junio de 2014, a raíz de una ofensiva relámpago que le permitió adueñarse de extensos territorios tanto en Siria como en Irak.

Desde entonces, ha ido perdiendo muchas de las zonas que tuvo en su poder.

AFP