Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Combatientes Peshmerga se preparan para lanzar un cohete contra el Estado Islámico (ISIS) en la ciudad de Sinjar, Mosul el 17 de agosto de 2015

(afp_tickers)

Irak anunció este jueves haber lanzado la ofensiva para reconquistar Mosul, en poder del grupo yihadista Estado Islámico (EI), una batalla que se anuncia larga y difícil.

Mosul es el principal objetivo de la campaña para recuperar el control de los territorios en manos del EI desde la ofensiva yihadista relámpago de 2014.

El ejército y sus aliados "comenzaron la primera fase de las operaciones de conquista" en la provincia de Nínive, afirmó en un comunicado el mando de las operaciones conjuntas.

Varias localidades situadas a unos 60 km de Mosul ya han sido "liberadas", añade.

La operación corre a cargo del ejército y de las unidades de movilización popular (coalición de milicias principalmente chiitas), con el apoyo de la coalición internacional dirigida por Estados Unidos.

Mosul, a 350 km al norte de Bagdad, se ha convertido en la capital de hecho del EI en Irak, que se apoderó de ella en junio de 2014.

Las autoridades anunciaron en varias ocasiones una ofensiva inminente para recuperar el control de esta localidad, pero la fue aplazando una vez tras otra.

A finales de 2015, el primer ministro Haider Al Abadi se comprometió a liberar el país del EI a lo largo de 2016. Añadió que el "golpe de gracia" será la liberación de Mosul.

Las operaciones de reconquista permitieron recuperar el control de las ciudades de Tikrit, al norte de Bagdad, en marzo de 2015, y de Ramadi (oeste) en diciembre.

- Tranquilizar a la población -

La reconquista de la provincia de Nínive y de la ciudad de Mosul se anuncia larga y compleja, según los expertos, porque es una región extensa donde se concentra gran parte de las fuerzas del EI.

Inicialmente, parte de la población de Mosul, mayoritariamente sunita, se sintió aliviada porque la llegada de los yihadistas provocó la huida de los policías chiitas a los que acusaban de cometer abusos.

Pero pronto se vio atemorizada por los yihadistas, que multiplicaron las decapitaciones en público, las lapidaciones y las crucifixiones.

Los habitantes "tienen miedo de Dáesh pero también de los que vendrán a liberar Mosul", declaró a la AFP Salim al-Juburi, presidente del parlamento y dignatario sunita, utilizando el acrónimo en árabe del grupo yihadista.

En febrero el ejército iraquí instaló en la base de Majmur una estación de radio llamada "As-Sanduq" ("cofre" en árabe) para mantener informados a los habitantes.

"El objetivo es tranquilizar a la gente, decirle que quedarán libres de Dáesh", afirma el sargento Salem Mahmud, responsable del funcionamiento de la emisora.

En la lucha contra el EI en el norte de Irak también están muy involucrados los combatientes peshmergas de la región autónoma del Kurdistán.

Un responsable de los peshmergas, Araz Mirkhan, declaró a la AFP que las "fuerzas iraquíes de Majmur empezaron a avanzar hacia Al Qayara, al sur de la ciudad de Mosul". "El avance permitió liberar cuatro o cinco pueblos en manos de los terroristas de Dáesh", añadió.

El EI, que ha reivindicado los atentados del martes en Bruselas (31 muertos y 300 heridos), también controla varias zonas en Siria. Entre ellas la ciudad de Palmira (centro), en la que este jueves entraron las fuerzas prorrégimen, apoyadas por la aviación rusa.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP