Navigation

Irak reconquista Hawiya, uno de los dos últimos feudos del EI

Fuerzas iraquíes y combatientes de las unidades de movilización popular avanzan hacia Hawija, último bastión del grupo yihadista Estado Islámico (EI) en el norte del país, el 4 de octubre de 2017 afp_tickers
Este contenido fue publicado el 05 octubre 2017 - 07:13
(AFP)

Irak recuperó este jueves la ciudad de Hawiya, uno de los dos últimos bastiones del grupo Estado Islámico (EI) en el país, donde subsiste un foco yihadista que resiste en la zona desértica fronteriza con Siria.

Las fuerzas iraquíes entraron el miércoles en esa ciudad suní de más de 70.000 habitantes. Avanzaron muy rápidamente en barrios totalmente abandonados por sus habitantes y donde el EI no opuso resistencia, según periodistas de la AFP.

Desde París, donde efectúa una visita oficial, el primer ministro iraquí, Haider Al Abadi, proclamó "la liberación de la ciudad de Hawiya". "Solo queda por reconquistar la franja fronteriza" con Siria, añadió, tras reunirse con el presidente francés, Emmanuel Macron.

Este logro en la ofensiva de Hawiya, lanzada el 21 de septiembre, ocurre mientras las fuerzas iraquíes continúan sus combates en otro frente, en el desierto occidental, en el límite con Siria.

En esta zona a lo largo de la frontera siria, los yihadistas controlan dos localidades: Rawa y Al Qaim, al otro lado de la provincia Deir Ezzor en Siria. El 19 de septiembre, las fuerzas iraquíes lanzaron una ofensiva para reconquistarlas.

Una tercera localidad, Anna, ya está bajo su control pero las operaciones de desminado, que suelen llevarse a cabo durante un tiempo después del anuncio de la "liberación", finalizaron el jueves.

Durante estas operaciones, cerca de unos mil artefactos explosivos fueron detectados y desactivados, indicó a la AFP el jefe de la Defensa Civil de la provincia de Al Anbar, el general Fawzy Yasin. "Esta limpieza permitirá que los desplazados puedan volver a su casa", afirmó a la AFP por su parte Abdel Karim Al Ani, jefe del consejo local de Anna.

Hawiya, situada 230 km al norte de Bagdad, es conocida como "el Kandahar de Irak", por la presencia de combatientes extremistas y en referencia al bastión de los talibanes en el sur de Afganistán.

Es una de las últimas ciudades de Irak en manos del EI, después de que los yihadistas fueran expulsados en estos últimos meses de gran parte de los territorios que controlaban desde 2014.

- Civiles bloqueados -

En estos 20 días de combates violentos, los civiles se encontraron de nuevo atrapados en los combates. Unas 12.500 personas huyeron de Hawiya desde el inicio de la ofensiva, señalaba el martes la ONU.

Los primeros civiles huidos explicaron su miedo ser utilizados como escudos humanos por el EI, atacado por las fuerzas antiyihadistas en las zonas que todavía están bajo su control, informaron varios cooperantes.

Según la oenegé Consejo Noruego de Refugiados (NRC), "ninguna organización internacional ha podido entrar en Hawiya bajo control del EI desde hace dos años" mientras "la mayoría de organizaciones humanitarias locales no están en funcionamiento".

Irak, que vio como casi un tercio de su territorio caía en manos yihadistas hace más de tres años, va retomando progresivamente el control de esas zonas, tras numerosos combates, librados por las fuerzas militares y paramilitares, apoyadas por la coalición internacional liderada por Estados Unidos.

Estas ofensivas buscan recuperar el control de las ciudades, pero también el de las infraestructuras y las vías de circulación y de suministro.

El miércoles, las fuerzas progubernamentales expulsaron a los yihadistas de la autopista que une Kirkuk y Tikrit, al sur de Hawiya, un eje que estaba bajo control del EI desde hacía tres años, informaron fuentes de seguridad. La víspera, habían retomado el control de la central eléctrica de Harayat y del puente Al Fatha, al este de Baiji.

El EI, acorralado ahora en todos sus feudos en Irak y Siria, ve derrumbarse su "califato", proclamado en 2014, con las ofensivas de sus adversarios, que cuentan con el apoyo de EEUU y Rusia.

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.