Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El ministro de Trabajo, Empresas e Innovación de Irlanda, Richard Bruton, del partido Fine Gael, vota en las elecciones generales el 26 de febrero de 2016 en Dublín

(afp_tickers)

.

Los irlandeses, hastiados de la austeridad, votaron este viernes en unas elecciones legislativas de resultado incierto en las que el partido Fine Gael (centroderecha), en el poder, es favorito pero sin mayoría suficiente para formar gobierno.

El gobierno de coalición saliente (Fine Gael y laboristas) estaría lejos de obtener una mayoría, con el 26,1% y el 7,8% de los votos respectivamente, según el sondeo a boca de urna publicado por el diario Irish Times tras cerrarse las urnas.

El Fianna Fail (centroderecha) obtendría un 22,9% y el Sinn Fein (izquierda nacionalista), el 14,9%, indicó el sondeo. Los resultados no se conocerán hasta por lo menos el domingo.

Un torrente constante de votantes -estudiantes, jubilados, trabajadores- inundó a lo largo de la jornada los colegios electorales instalados en escuelas e iglesias.

Aunque este país de 4,6 millones de habitantes se ha convertido en el campeón del crecimiento en la Unión Europea (7% en los primeros nueve meses de 2015), los años de sacrificio han dejado un sabor amargo a los irlandeses.

Esgrimiendo los buenos resultados económicos, el saliente primer ministro y líder del Fine Gael, Enda Kenny, y la líder laborista Joan Burton, afirman que la continuación de su gobierno de gran coalición es la única opción viable para "estabilizar" el crecimiento económico y acabar el trabajo iniciado en 2011.

Los dos partidos fueron los encargados de gestionar el rescate de 67.500 millones de euros de la UE y el FMI y de aplicar los recortes que llevaba aparejados.

"¿De qué recuperación hablan?", se quejó Silvia Doran, una jubilada de 72 años. "La última vez voté por ellos, pero nunca más. Nos quitaron dinero de las pensiones tres veces, luego nos aplicaron un impuesto a la vivienda y luego al agua".

- Panorama a la española -

En sus últimas declaraciones antes de que abrieran los centros electorales, Kenny pidió poder "acabar el trabajo", tras recorrer un largo camino "en la dirección correcta".

Sin embargo, Maura Adshead, profesora de ciencias políticas de la Universidad de Limerick, dijo que existe "un gran enfado" de quienes se sienten excluidos de la "recuperación".

Como David Kelly, un conserje de Dublín de 65 años, que no pensaba votar. "No me importa, mi salario no ha subido en ocho o nueve años. ¿Cuándo harán algo?".

Las últimas encuestas y los sondeos a boca de urna apuntan a que el gobernante Fine Gael no contará con los votos suficientes para formar gobierno en solitario, ni con sus socios laboristas.

Una situación vivida por otros dos líderes europeos que tuvieron que aplicar medidas de austeridad, Mariano Rajoy en España y Pedro Passos Coelho en Portugal, que ganaron las elecciones pero no pudieron formar gobierno.

El portugués fue desbancado por una coalición de izquierdas y el español está al borde de lo mismo.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP