Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Una mujer cierra una ventana en medio de las calles inundadas durante el pasaje del huracán Irma por La Habana, el 9 de septiembre de 2017.

(afp_tickers)

El monstruoso huracán Irma enfilaba sin prisa la noche del sábado hacia Florida, donde 6,3 millones de personas recibieron la orden de evacuación, provocando inundaciones en el norte de Cuba y tras dejar 25 muertos en el Caribe.

"Irma se está tomando su tiempo para alejarse de Cuba", señaló el Centro Nacional de Huracanes estadounidense (NHC) en su boletín de las 03H00 GMT del domingo. "Se está moviendo lentamente".

El ojo del huracán, de categoría 3 sobre 5, estaba a 50 km al norte-noreste del turístico balneario cubano de Varadero y a 145 km al sureste de Key West, en el extremo de Los Cayos de Florida. Los vientos máximos sostenidos eran de 195 km/h.

"Se espera que se fortalezca un poco mientras se dirige al estrecho de Florida y sea un poderoso huracán al acercarse a Los Cayos y la costa oeste de Florida", subrayó el centro.

Cuba, que sufrió el embate de Irma la noche del viernes, registraba "fuertes inundaciones" en el litoral norte occidental, de Matanzas a La Habana, "con olas (de) entre 6 y 9 metros", informó el Instituto de Meteorología cubano.

El agua del mar, que picaba contra el emblemático Malecón, se adentró unos 250 metros en la capital. Al menos 1,5 millones de personas fueron evacuadas en la isla, donde el viento tumbó árboles y tendidos eléctricos.

Estados Unidos se prepara ahora para recibir a este poderoso huracán.

Las autoridades estiman que 6,3 millones de habitantes, equivalente a más de la cuarta parte de la población de Florida, recibieron la orden de evacuación.

El archipiélago de Los Cayos es particularmente vulnerable al aumento del nivel del mar por su baja altura.

El NHC advirtió que se esperan "tormentas que pongan en riesgo la vida en Los Cayos y la costa oeste de Florida".

La localidad de Fort Lauderdale, a 50 km al norte de Miami, sufrió un tornado. Las autoridades emitieron advertencias por este fenómeno en varios condados.

- "Debes irte ahora" -

"Nuestro estado nunca ha experimentado nada de esta magnitud", aseguró el gobernador de Florida, Rick Scott.

El trayecto del huracán ha cambiado ligeramente, y parece que se inclinará más hacia la costa oeste que hacia la costa atlántica, pero el ciclón es tan ancho que se anticipan destructoras tormentas en ambas costas.

"La amenaza de grandes inundaciones causadas por las olas en las costas este y oeste de Florida ha aumentado", advirtió el gobernador, pronosticando inundaciones de 1,8 a 3,6 metros.

"Puede cubrir tu casa (...) No sobrevivirás a la subida de las aguas. Si te han ordenado evacuar, debes irte ahora", advirtió.

La turística Miami Beach parecía el sábado una "ciudad fantasma", según el alcalde de esta localidad costera de casi 100.000 habitantes, Phil Levine, quien calificó a Irma como un "huracán nuclear".

"El viento está aumentando (...) Pero nos preocupa principalmente la marea de la tormenta", dijo a CNN. "Miami es propensa a las inundaciones, así que cuando un huracán nos empuja el agua, es muy inquietante".

A pesar de las advertencia, algún vecino se negó a abandonar su casa, como Scott Abraham, quien vive en un quinto piso de un edificio que da a la playa.

Prefirió quedarse y enfrentar la tormenta: "Si viviera en una casa me habría ido, pero si esta zona se inunda tardaría al menos una semana en volver y no quiero eso", señala.

"Este es el peor escenario para nuestra ciudad y nuestra región", dijo a CNN el alcalde de Fort Myers, una ciudad de la costa oeste, mientras trataba de tranquilizar a la población. "Estamos listos", añadió.

Más de 54.000 residentes ya encontraron refugio en uno de los 320 albergues abiertos en Florida, según el gobernador Scott, quien llamó a la movilización. "Necesitamos 1.000 enfermeras voluntarias para ayudar en los refugios".

- Llega José -

El huracán ya dejó al menos 25 muertos en las islas del Caribe: diez en la parte francesa y dos en la holandesa de San Martín, cuatro en las Islas Vírgenes de Estados Unidos, seis en las Islas Vírgenes Británicas y el Archipiélago de Anguilla, dos en Puerto Rico y uno en Barbuda.

En las devastadas islas de San Martín y San Bartolomé, los socorristas actuaban contrarreloj para ayudar a los traumatizados habitantes antes de la llegada de otro poderoso huracán de categoría 4, José, esperado en la zona este sábado.

Un tercer huracán afectó el oeste del Golfo de México. Katia tocó tierra la noche del viernes en el estado mexicano de Veracruz, pero fue degradado a tormenta tropical, dando un respiro a la población y las autoridades tras el sismo de 8,2 que golpeó en el sur del país y dejó más de 60 muertos.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP