Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Gudni Johannesson, candidato a la presidencia de Islandia, fotografiado el 21 de junio de 2016 en Reikjavik

(afp_tickers)

Los islandeses eligen el sábado a un nuevo presidente de la República, que se espera encabece la renovación de la vida política en el país después de la tormenta levantada por los papeles de Panamá.

El país insular del Atlántico norte saltó a la primera línea de la actualidad mundial en abril, con las manifestaciones y la partida del primer ministro, al hilo del escándalo ventilado por la filtración de documentos del bufete panameño de abogados Mossack Fonseca.

Los manifestantes exigieron la celebración inmediata de elecciones legislativas, que son más importantes y deberán esperar al otoño. Mientras tanto, deberán elegir a un nuevo jefe de Estado, en una elección a una vuelta.

Desde abril, la tensión se ha calmado, ante el gran número de islandeses, incluyendo responsables políticos, que han resultado tener dinero en las islas Vírgenes Británicas y otros paraísos fiscales.

Nueve candidatos compiten por la sucesión de Olafur Ragnar Grimsson, que se jubilará a los 73 años, al término de cinco mandatos como presidente, es decir, después de 20 años en el cargo.

Uno de los dos candidatos más destacados es Gudni Johannesson, un historiador de 47 años que no está afiliado a ningún partido político.

Los islandeses lo conocen como comentarista político y, según los sondeos, es el gran favorito de la presidencial. Según el último de ellos, efectuado por Gallup el 15 de junio, contaría con un 50,9% de intenciones de voto, casi 35 puntos más que su primer rival, David Oddsson.

A sus 68 años, este exprimer ministro conservador (1991-2004) y gobernador del banco central (2005-2009) está asociado a los excesos de los años del 'boom' bancario en Islandia y con él, a la crisis financiera de 2008. Entonces, las entidades bancarias de la isla, hipertrofiadas, quedaron de rodillas por su fuerte exposición a las hipotecas 'subprime' de Estados Unidos.

"Representan épocas diferentes. Oddsson está en la línea de la vieja política, conflictiva", mientras que Johannesson "insiste en presentarse como candidato neutro", explica a la AFP Gretar Eythorsson, profesor de ciencias políticas en la universidad de Akureyri.

- Una fuerza tranquila -

La fuerza tranquila del historiador Johannesson, sin etiqueta, responde más a las expectativas de los electores.

También lo ha hecho su programa, centrado en modernizar la vida política garantizando que el electorado se haga oír mejor. En ese sentido, propone la instauración del referendo de iniciativa popular.

Por otro lado, la campaña del exprimer ministro "consiste por completo en hostigar a Johannesson y encontrarle los puntos débiles. La cosa ha ido muy lejos en algunos momentos, y está claro que algunas veces Johannesson ha tenido que controlarse frente a los ataques más feroces" de su rival, explica Eythorsson.

Sigurdur Ragnarsson, un votante de 49 años, considera "más sensato votar por un candidato con experiencia", es decir, Oddsson.

Sin embargo, muchos islandeses detestarían volver a ver al mando al exprimer ministro y exgobernador del banco central y votarán en cambio por Johannesson.

"Pienso que representa el futuro, y no el pasado, como es el caso de Oddsson. Y me parece que tiene una visión sana del papel que debe desempeñar el presidente en este país. Confío en que haga bien las cosas", afirma Anna Sigurdardottir, de 33 años.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP