Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El periodista palestino Mohammed al-Qiq, detenido por Israel sin juicio y en huelga de hambre durante más de tres meses, abraza a su esposa Fayha Shalash al llegar a la aldea de Dura, cerca de Hebrón, en Cisjordania ocupada, tras su liberación de una cárcel israelí, el 19 de mayo de 2016.

(afp_tickers)

Un periodista palestino encarcelado por Israel en régimen de detención administrativa puso fin a una huelga de hambre de 32 días este viernes después de que las autoridades le aseguraran que será liberado en abril, informaron su esposa y su abogado.

Será la segunda vez en un año que Mohamed Al Qiq, de 34 años, empleado en el canal saudí Al Majd, sea liberado por Israel tras haber estado arrestado en el marco de una detención administrativa, tras una prolongada huelga de hambre.

La controvertida detención administrativa es una medida extrajudicial que permite a Israel detener a sospechosos sin proceso ni inculpación por periodos de seis meses renovables de forma indefinida.

Un tribunal militar israelí dictaminó el jueves que la detención de Qiq no sea ampliada una vez expire el próximo mes, explicó su abogado, Jaled Zabarqa, a la AFP.

La esposa de Qiq, Fayha Shalash, afirmó que el periodista, hospitalizado cerca de Tel Aviv, finalizó su huelga de hambre y calificó su liberación, prevista el 14 de abril, de "victoria judicial".

El servicio penitenciario israelí confirmó a la AFP que había dejado de rechazar la comida y que sería liberado en abril.

En mayo de 2016, Qiq fue liberado tras una detención de seis meses sin juicio después de una huelga de hambre de 94 días.

Fue detenido de nuevo en enero cerca de Ramala, en Cisjordania ocupado, por "actividades terroristas" para el grupo islamista Hamas, explicaron los servicios de seguridad interior israelíes, Shin Bet, en aquel entonces, algo que el arrestado negó.

Un tribunal militar ordenó en febrero su encarcelamiento por seis meses, que después se redujeron a tres.

AFP