Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Fuerzas de seguridad israelíes desmontan un detector de metales en la Puerta de los Leones, uno de los accesos a la Explanada de las Mezquitas de Jerusalén, el 24 de julio de 2017

(afp_tickers)

Israel retiró en la madrugada de este martes los detectores de metales de la Explanada de las Mezquitas en Jerusalén y aseguró que no volverá a utilizarlos, después de que su instalación provocara violentos enfrentamientos con los palestinos.

El Gobierno israelí tomó esa decisión a raíz de un importante esfuerzo diplomático internacional para evitar una escalada de violencia en Israel y en los Territorios Palestinos.

Un periodista de la AFP vio cómo unos empleados quitaban los detectores de metales en una de las entradas de la Explanada de las Mezquitas, el tercer lugar sagrado del islam, y unos responsables musulmanes indicaron que todos habían sido retirados del recinto religioso.

El gabinete de seguridad aceptó "la recomendación de todas los cuerpos de seguridad de cambiar la inspección con detectores de metales por una inspección basada en tecnologías avanzadas y otros medios", indicó un comunicado de la oficina del primer ministro, Benjamin Netanyahu.

Por el momento se desconocen cuáles son esas tecnologías avanzadas, aunque se sabe que Israel instaló esta semana varias cámaras en los accesos a la Explanada.

Cientos de palestinos se reunieron cerca de la Explanada para celebrar la decisión israelí. Uno de ellos disparó unos fuegos artificiales, provocando una intervención de la policía que utilizó granadas aturdidoras para dispersar a la multitud.

Israel había instalado los detectores de metales en las entradas del recinto religioso, que alberga la mezquita de Al Aqsa, a raíz de un ataque en el que murieron dos de sus policías el 14 de julio. El Gobierno justificaba la medida alegando que los autores de ese atentado habían escondido sus armas en la Explanada antes de atacar a los agentes.

Los palestinos interpretaron esa decisión como un movimiento de Israel para reforzar su control sobre el lugar, del que controla los accesos, y modificar el statu quo en vigor desde hace décadas, según el cual los judíos solo pueden acceder al recinto en determinadas horas y no pueden rezar allí.

Desde entonces, los enfrentamientos entre manifestantes y las fuerzas de seguridad israelíes dejaron cinco palestinos muertos y decenas de heridos en Jerusalén Este y en Cisjordania, donde tres israelíes fueron asesinados por un palestino en una colonia.

- Esfuerzos diplomáticos -

La decisión de retirar los detectores se tomó después una conversación telefónica entre Netanyahu y Abdalá II, el rey de Jordania, el país que custodia los lugares musulmanes sagrados en Jerusalén. El monarca insistió "en la necesidad de encontrar una solución inmediata y eliminar las razones que provocaron la crisis en curso en la Explanada de las Mezquitas", según un comunicado.

Horas antes, Naciones Unidas había advertido que la crisis debía resolverse cuanto antes para evitar una escalada de la violencia. "El peligro en el terreno se incrementará si entramos en otro ciclo de oraciones (musulmán) del viernes sin una resolución a la crisis actual", declaró este lunes el emisario de la ONU para Oriente Medio, Nickolay Maldenov, tras una reunión a puerta cerrada del Consejo de Seguridad.

Estados Unidos envió por su parte a Israel a Jason Greenblatt, un alto consejero del presidente estadounidense, Donald Trump, para tratar de rebajar las tensiones en la zona.

En los últimos días, la situación en torno a la Explanada de las Mezquitas suscitó preocupación respecto a un posible estallido de violencia más allá de los Territorios Palestinos, en países como Jordania.

El domingo por la noche, un guardia de seguridad de la embajada de Israel en Amán mató a tiros a un jordano que lo había atacado con un destornillador, según responsables israelíes. Un segundo jordano murió en el tiroteo, al parecer por accidente.

Jordania quería interrogar al autor de los disparos, pero Israel rechazó su petición alegando que éste goza de inmunidad diplomática.

El guardia volvió a Israel este lunes en compañía de otros empleados de la embajada, al parecer después de que israelíes y jordanos llegaran a un acuerdo.

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

AFP